lunes, 30 de agosto de 2010

Pimientos fríos rellenos de atún


   Se va acabando el veranito, o eso dicen. Para mi comienzan las vacaciones, ayer me di un chapuzón en la playa... así que sigo con platos veraniegos. Se acaben o no las vacaciones, aún tenemos una época de disfutar de paseos, buen tiempo, comidas en la calle...

   Estos pimientos son perfectos para eso. Se pueden dejar listos, fríos o a temperatura ambiente, y aliñar en el último momento antes de servir.


Ingredientes:
   - 1 lata de pimientos del piquillo enteros, cuanto más igualitos sean, mejor
   - 1 lata grande de un buen atún en aceite de oliva
   - 1 huevo duro
   - 4 cucharadas de salsa de tomate casera
   - Un ramillete de perejil
   - Sal, aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino

Preparación:
   Con la batidora, trituramos 2 pimientos en la salsa de tomate y mezclamos con el atún bien escurrido y desmigado y el huevo duro muy picadito. Tiene que quedar consistente pero no seco, asi que si hace falta, añanidos más tomate o el caldito de los pimientos. Lo aliñamos al gusto, con aceite de oliva, vinagre y sal si hace falta. A mi me gusta que quede alegre de vinagre.


   Ahora es el turno de rellenar los pimientos, con ayuda de una cucharita o un tenedor, que queden bien rellenos. 
   Podemos reservarlos así si queremos con un chorrito de aceite de oliva por encima. Irán soltando algo de caldo.
   
   En el momento de servir, los colocamos en una fuente y los aliñamos por encima con perejil bien picadito y una emulsión de aceite, vinagre y sal, también quede alegre de vinagre. Se hace muy fácil si lo ponemos todo junto en un bote con tapa y agitamos con fuerza. 

   Ánimo con "la vuelta al cole", y a seguir buscando momentos en buena compañía para disfrutar lo que queda de verano!!

jueves, 19 de agosto de 2010

Pasta con verduritas asadas y queso de cabra

 
   Parece que vuelven los calores, y a mi siguen sin apetecerme salsas y condimentos consistentes. Y este plato de pasta es estupendo para eso, porque es ligero y se toma templado, ¡y además está riquísimo!

   Las verduras asadas le dan un toque buenísimo. Parece que en verano da pereza encender el horno, pero como para asar las verduras no hay que hacerles mucho caso yo hago escalivada muchas veces en verano. Me pongo una alarma para no despistarme y me largo de la cocina...

   En este caso me reservé unas pocas verduras de la escalivada de la cena. del día anterior. Antes de servirlas, claro, que de lo que sale a la mesa no sobra nada. También guardé un poco del liquido que sueltan al asarlas.

Ingredientes:
   - 200g de pasta corta
   - Verduras: pimiento, berenjena, cebolla...
   - Un buen trozo de queso de cabra en rulo
   - Pimienta negra, orégano
   - Piñones (opcional)
   - 1 diente de ajo
   - Aceite de oliva, sal

Preparación:
   Lo primero que tenemos que hacer es asar las verduras, como si fuera para escalivada (pincha en el enlace para ver como la hago yo). En mi caso la tenía hecha del día anterior: pimiento rojo y verde, cebolla y berenjena. Calabacín también le iría muy bien.

   Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo con sal.

   En una sartén ancha, doramos el diente de ajo en un buen chorro de aceite. Si queremos, añadimos ahora los piñones, y enseguida la verdura cortada en trocitos. En cuanto coja un poco de calor incorporamos la pasta bien escurrida, un poco más de aceite, y salteamos un par de minutos. Añadimos también el caldito que habíamos reservado que soltaron las verduras, y un poco de pimienta y orégano seco.

    Apartamos del fuego y añadimos el queso de cabra en cuadraditos pequeños, y damos unas vueltas para que se funda un poco con el propio calor de la pasta.

   Servimos enseguida, y a disfrutar. ¿Quien dijo que hay que pasar horas en la cocina para comer rico y sano?

Editado: Yo esta pasta la comí templada. No caliente, porque al no llevar salsa se enfría muy rápidamente, pero surgió como un plato templado. Ahora, que como me han sugerido o entendido en algunos comentarios, en ensalada, fría, tiene que estar bien buena tambien!!


martes, 17 de agosto de 2010

Cocinando con algas - Gulas con gambas y espaguetis de mar


   No se si os pasará lo mismo. Veo algo nuevo en el super y siento una gran necesidad de probarlo, de experimentar... Eso me pasó con las algas. Pero no me atreví. No sabía con que combinarlas, cómo cocinarlas... Además, los chicos de Porto Muiños hacen unos envases tan bonitos, tan llamativos, que me costaba bastante trabajo resistirme.

   Y resulta que mi pinche me regaló unos cursos de cocina por mi cumpleaños. Y uno de ellos fue Cocina Vegetariana con las chicas de Apetitoh. Madre e hija, acaban de empezar con su aventura y aunque ellas dicen que no les va tan bien como podría, la verdad es que lo están haciendo estupendamente. Tienen cursos para novatos o avanzados, temáticos, para niños los fines de semana, personalizados... Y se nota todo el amor que ponen en su trabajo. ¡Un beso desde aquí chicas!

   Pues resulta que hicimos algunas recetas con algas y nos animaron muchísimo a introducirlas en la dieta. Tienen una cantidad impresionante de vitaminas y minerales, calcio, magnesio, hierro, fósforo, potasio... la verdad es que comparados con los presentes en las lentejas, o las espinacas, sorprende mucho. Yo creo que llevo una dieta bastante equilibrada, así que intentaré tomarlas de vez en cuando, pero sobretodo para variar.

   Así que salí del taller con mi paquetito de espaguetis de mar (si, también tienen productos varios para la venta), esperando la cara que pondría mi pinche al verlas. Primero creyó que era pasta con algas, así que el susto fue menor... y luego se animó a probarlas, y está deseando que haga más experimentos!

   No hay que tener miedo del olor que tienen en seco, intenso, a mar, a "marea baja", a algas... Una vez hidratadas y escurridas se suaviza muchísimo.

    Bueno, vamos con la receta, y me contais si os gusta... 

Ingredientes:
   - 150g de gulas
   - Un puñadito de espaguetis de mar deshidratados, unos 7g (¡cuadruplican su peso al hidratarlas!)
   - 100g de gambas grandes descongeladas
   - 1 diente de ajo 
   - 1 cayena
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:
   Ponemos a hidratar las algas en un vaso con agua y una pizca de sal, 10 minutos. No conviene que estén más tiempo para que no pierdan su textura.
   En una sartén ponemos un buen chorro de aceite y un diente de ajo cortado en láminas. Cuando comience a dorarse, añadimos las gambas, y las salteamos 1 minuto aproximadamente. Pasado este tiempo, añadimos las algas bien escurridas y salteamos otro minuto. Por último añadimos las gulas y la cayena rota y salteamos hasta que se temple todo y se mezclen los sabores. 



   Atreveros con ellas, yo estoy deseando probar más variedades de algas, y distintas recetas...

jueves, 12 de agosto de 2010

Arroz con chirlas


   Me he dado cuenta esta mañana que llevo durante el 2010 ya 100 recetas. Y me ha hecho mucha ilusión. Muchas gracias a todos los que me visitais y comentais. Cuando empecé con esto ni siquiera se lo dije a mis conocidos, creía que sería una tontería que no interesaría a nadie. Y hoy, con muchísimas recetas publicadas, más de 5000 visitas y un montón de gente que he conocido por el camino, estoy muy contenta de "esa tontería que empecé un día porque me aburría"... Gracias. Y vamos a por la 101 del año, y las que quedan!

   Esta es una receta de toda la vida en casa de mi abuela. Rico, sencillo, y para todos los bolsillos, hace muchísimo que no lo como en su casa, ya que ahora que estoy en Madrid solo voy fines de semana, y para ella no es plato de domingo, no como la paella, que tiene categoría... Para mi es perfecto para cualquier día. 

Ingredientes:
   - 150g de chirlas
   - 1 vaso grande de arroz tipo bomba
   - 2 dientes de ajo
   - Un buen ramillete de perejil
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:
   Pasamos las chirlas por agua para quitarles algún resto que tengan y las ponemos en una sartén o cazuela con un fondo de agua, al fuego para que se abran. Según se vayan soltando, las retiramos y reservamos. Si alguna no termina de abrirse la descartamos, por si acaso. Colamos el agua y la reservamos también.
   En una cazuela ancha ponemos un buen chorro de aceite y añadimos el ajo muy bien picadito. Cuando empiece a dorarse añadimos el arroz y sofreímos un par de minutos. Incorporamos el perejil muy picadito y enseguida el agua, para que no se nos queme el perejil. Tenemos que poner 3 medidas de agua por 1 de arroz. Utilizaremos para ello el agua que teníamos reservada de abrir las chirlas, completando con el agua necesaria. Salamos, teniendo en cuenta que el agua de abrirlas ya es salada. Inmediatamente añadimos las chirlas. A mi me gustan sólo con el lado de cáscara que tiene "bicho", aunque también podemos echarlas enteras o sin las cáscaras, que será más fácil de comer. Pero también más aburrido.

   Cocemos sin remover a fuego medio hasta que se absorva el agua. Cuando veamos que le queda muy poco retiramos del fuego, tapamos con un trapo y dejamos reposar unos minutos.


   No podeis decir que no es fácil...

martes, 10 de agosto de 2010

Valenciano, coctel de verano


   Anonada me hallo... cuando le digo a mi pinche "esta noche de postre, Valenciano". Y me mira con cara rara. Bueno, no pasa nada, a este chico es fácil sorprenderle. Y tanto que le sorprendió.
   Pero más sorprendida aún me quedé yo cuando al día siguiente viene mi amiga María a comer (¡pedazo de brunch que nos marcamos!) y yo repito postre... ¡y tampoco lo había probado!

   ¿Será algo típico del Pais Vasco? porque allí a parte de alegrar reuniones varias, lo tienen de postre en muchos restaurantes. Con este nombre no lo habría imaginado, pero también es verdad que no creo yo que se coma mucha ensaladilla rusa en Moscú.

   Así que aquí está mi cruzada personal que consiste en que no quede nadie en la tierra sin probar el Valenciano. Bueno, mi blog tampoco tiene tanto alcance, pero confío en el boca a boca, que yo se que sois mucho de probar en casa con invitados...

   Rico rico, y fácil fácil. Ideal para una sobremesa, una noche en la terracita o una merienda cualquiera.
Ingredientes:
   - 1 vaso de zumo de naranja natural, mejor si está frío
   - 2 bolas medianas de helado de vainilla
   - Licor Grand Marnier o Cointreau

Preparación:
   Ponemos el helado en un vaso grande y añadimos el zumo de naranja. Natural, por supuesto. Regamos con un chorro generoso de licor Grand Marnier o Cointreau. Podría ser otro licor, pero estos dos son licor de naranja, con lo que el sabor le va perfecto.

   ¿Como se toma? al gusto. Vamos dandole vueltas, que se vaya deshaciendo el helado, con pajita... vosotros probadlo, ya vereis como repetís.

   ¿Os unís a la cruzada?

   Yo de momento me voy corriendo a nuestro particular cine de verano  al que nos hemos aficionado este año: terracita, tumbonas, valenciano y una buena peli... 


lunes, 9 de agosto de 2010

Calabacín relleno de gambas


   En mi última visita a Galicia, a casa de María, me traje unas cuantas cositas ricas (aparte de una tremenda empanada de bonito) de la huerta. Madre mía, menos mal que voy poco, ¡si no pensarían que sólo voy a abastecer la nevera!

   Entre ellas, un calabacín enorme, de unos 3 kilos por lo menos. Así que como podeis imaginar estos días comemos calabacín a todas horas. También podía haber hecho un montón de pisto, o un montón de crema... pero como está tan tiesito y tan rico me gusta más así, poco a poco...

   Anoche me apetecía combinarlo con gambas. Ya veis, caprichos que le dan a una. Quiero calabacín y quiero gambas. Cuando le dije a mi pinche que iba a hacer "calabacín relleno de gambas" y se imaginó esa cosa tan grande partida por la mitad, con una tonelada de gambas dentro, casi se le salen los ojos... Lo visualizó hasta con el quesito fundido por encima... jajaja... pero otra vez será. La receta era distinta.

   Me gusta mucho la verdura rellena en general: pimientos, berenjenas... y así en forma de "libritos" también. Se puede hacer con berenjena, setas, pencas de acelga... y los rellenos también son infinitos: jamón y queso, setas, pimientos del piquillo...

   Estos que veis en la foto tienen unos 10cm de diametro, estaban buenísimos. Pero con un calabacín normal también estarán buenos, por supuesto. Solo que con este platazo ya cené, ¡y solo eran tres! No pude hacer una foto decente del relleno, no se dejó, así que toca que os imagineis lo jugositos que estaban...

Ingredientes:
   - 1 calabacín
   - 150g de gambas peladas
   - Un trozo de queso azul (opcional)
   - Leche, harina
   - 1 huevo
   - Sal, aceite de oliva, pimienta

Preparación:
   Cortamos el calabacín en rodajas de 1/2 centímetro y las salamos y dejamos reposar para que suelten algo de agua. A mi me gusta que queden un poco al dente, tan sólo con lo que se hacen al freirlas, pero si nos gustan más jugosas, podemos pasarlas ligeramente por la plancha antes de rellenarlas.
   Cortamos las gambas en trocitos pequeños y las salteamos ligeramente. Añadimos un poco más de aceite, dos cucharadas de harina, dejamos que se dore un poco y vamos añadiendo la leche para hacer la bechamel. Si esto nos resulta muy complicado, podemos hacerla por separado y mezclar con las gambas después, pero no se mezclará tanto el sabor. Tiene que quedar algo espesita, aunque no tanto como si fuera para croquetas. Cuando esté casi lista añadimos el queso que más nos apetezca en trocitos para que se disuelva rápido, sal y un poco de pimienta.

   Tal sólo queda hacer los "libritos". Emparejamos las rodajas de calabacín de dos en dos, que tengan un tamaño parecido. Ponemos un par de cucharadas (depende del tamaño del calabacín) de relleno, tapamos con la otra rodaja. Pasamos bien por harina y huevo batido y freimos en abundante aceite. Dejamos escurrir sobre un papel de cocina.

  

jueves, 5 de agosto de 2010

Bitoques de ternera y verduritas


   Tenía unos filetes de ternera en la nevera para cenar. Pero la verdad es que no me apetecían nada, no se por que. Y me acordé que había visto en algún sitio esto de los bitoques con verduras, así que abrí la nevera y me puse a improvisar.

   Calabacín, cebolla, zanahoria... y me acordé de las especias Ariosto. Me mandaron unas muestras hace tiempo, pero solo había probado la mezcla para patatas, que me gustó mucho. Así que aproveché para echarle un poco de la mezcla para carnes a la parrilla. Lleva: sal, romero, ajo, salvia, enebro, laurel, orégano, tomillo, mejorana y albahaca. Es una pena que de momento solo las vendan por correo, porque la verdad es que son mezclas de hierbas y especias muy interesantes, para pescado, guisos, pasta, etc.


   Una vez hecha la cena, y viendo lo bueno que estaba el resultado, me fui a buscar a ver de donde me había venido la inspiración. Las recetas de mis amigas, un blog con unas recetas estupendas que no podeis dejar de visitar. Y mira, no tengo tan mala memoria, resulta que me salieron bastante parecidas!

   Y aquí va mi receta. Yo lo acompañé con un poco de rúcula y nada más, ya que podríamos decir que llevan la guarnición incorporada...

Ingredientes:
   - 250g de ternera picada
   - 1/2 cebolla
   - 1 zanahoria
   - Un trozo de calabacín
   - 1 pimiento choricero
   - 1 diente de ajo
   - Perejil picado
   - Un buen chorro de leche
   - Un trozo de pan duro
   - Especias al gusto, yo mezcla para carnes a la parrila Ariosto
   - Harina
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:   
   Lo primero que tenemos que hacer el abrir el pimiento, sacarle bien todas las pepitas y ponerlo a hidratar en agua templada. Lo ideal es un par de horas por lo menos.
   Picamos muy pequeñito la cebolla, la zanahoria y el calabacín y lo ponemos a pochar con una pizca de sal. Cuando empiecen a ablandarse, retiramos y dejamos templar.
   Mezclamos la carne picada con el pan empapado en leche, el ajo y el perejil muy picaditos, especias al gusto, sal, y las verduras.
   Escurrimos bien el pimiento, y con ayuda de la punta de un cuchillo, despegamos la pulpa de la piel y la añadimos a la mezcla de la carne. Mezclamos bien y dejamos reposar en la nevera una hora.

   Tan solo queda freirlas. Hacemos una especie de albóndigas grandes y las pasamos por harina. Las aplastamos un poco, pero poco, que queden gorditas, y las hacemos a la plancha, con fuego no muy fuerte para que se hagan bien por dentro. 

   A nosotros nos gustaron mucho, es una forma diferente de comer carne picada. Quedan muy jugosas, y con mucho sabor.


 

martes, 3 de agosto de 2010

Pollo al ajillo con limón y mostaza



   En casa comemos mucho pollo, más que nada porque todos los días llevamos tuper para la hora de la comida, y resulta muy cómodo de hacer guisado o al horno, mientras se hace la cena o simplemente  mientras descansamos del día de trabajo. Y ya si lo acompañamos de unas verduras, tenemos un cómodo plato único. Y claro, intento buscar recetas distintas para no repetirme todas las semanas.

   Así que cuando vi esta receta en la Cocina de Ile, sabía que tenía que probarlo, que nos iba a gustar.  Esta vez le puse por debajo patatas. El pollo estaba muy rico, con el saborcito a ajo y limón, ¡pero las patatas estaban de muerte! También lo he hecho con patatas y calabacines, o con más verduras, y está muy rico también. La mostaza podeis usar tipo antigua, con las semillitas, como en la foto, o una más normalita. El sabor cambia un poco pero está buenísimo de cualquiera de las maneras. Con una mostaza "tipo americana" los sabores quedan más mezclados.

Ingredientes:
   - 6 muslitos de pollo
   - Verduras al gusto
   - 2 dientes grandes de ajo
   - 1 cucharada de mantequilla
   - 2 cucharadas de mostaza
   - Zumo de medio limón
   - 1 chorro de vino blanco
   - 1 cucharadita de tomillo
   - 2 hojas de laurel
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:
   Picamos el ajo muy pequeñito y lo ponemos a dorar en una sartén con la mantequilla. y un chorrito de aceite, para evitar que se queme. En cuanto empiece a dorarse añadimos la mostaza, el limón, el tomillo, las hojas de laurel y un chorrito de vino blanco, mezclamos bien y dejamos hervir un minuto.

   En una fuente de horno colocamos las verduras cortadas y las salamos un poco. Sobre ellas, los muslos de pollo salpimentados. Con ayuda de un pincel, repartimos el aliño untando bien el pollo por todas partes, que queden los ajos bien repartidos, y lo que sobre lo añadimos al fondo de la fuente.

    Horneamos hasta que el pollo y las verduras estén bien hechas. En mi caso, unos 45 minutos a 220º, con calor arriba y abajo. Durante este tiempo, damos alguna vez la vuelta al pollo, para que se haga bien por todas partes, regandolo con un chorrito de aceite de oliva si es necesario. Podemos subir un poco la temperatura al final para que se dore. 

   Teneis que probarlo, esta muy rico. Y esas patatitas, ay...


Y con esto prometo no publicar más pollo en una temporadita...

domingo, 1 de agosto de 2010

Crema fría de remolacha


   ¡¡Madre mía, que calor!! Con estas temperaturas no sé a vosotros, pero a mi sólo me apetecen cositas frescas. Y con lo que me gustan a mi los platos de cuchara, echo de menos las sopitas, y es que todos los días gazpacho... Y entonces descubrimos platitos como este en el blog de Lore, Cocinándotelo Light. Esta asturiana con la tengo muchísimas cosas en común es una aficionada en la cocina que siempre está experimentando con cositas ricas. Así que si no le conoceis, id corriendo ahora mismo a ver sus dos blogs

   Pero vamos con esta cremita, que bien fría está riquísima, y se prepara en un momento.

Ingredientes:
   - 3 remolachas cocidas
   - 1 manzana
   - 1/2 cebolla
   - Caldo de pollo
   - Vinagre de módena
   - 1 huevo cocido
   - Aceite de oliva, sal

Preparación:
   Ponemos a pochar la cebolla en trocitos y enseguida añadimos la manzana y la remolacha troceada. Rehogamos un poco, añadimos sal y cubrimos con el caldo. Tapamos y dejamos cocer durante 10-15 minutos. 
   Trituramos bien, corregimos de sal y añadimos un buen chorretón de vinagre de módena, que le de saborcito.

    Lo tomamos bien frío con huevo cocido troceado por encima. Riquisimo...


Related Posts with Thumbnails

  © Template Recipes by Emporium Digital 2008. [Modified by Anita Cocinitas ]

TOP