lunes, 13 de febrero de 2012

Lasaña de carne, tomate y ricotta



   Lo siento si habéis llegado hasta aquí buscando una lasaña bien montadita, fotogénica, estable, en la que se vieran las capas preciosas con el relleno asomando sugerente... Bueno, no lo siento tanto, porque no habréis encontrado eso, pero habéis encontrado una receta venida desde Nápoles, auténtica cocina italiana. De la de hacer despacito para ocasiones especiales. De las que se quedan en el recuerdo... mmmhhh... aquella lasagna...

   Y es que Rossana el año pasado por carnaval nos preparó este plato y hemos estado un año recordándolo mientras se nos hacía la boca agua. Porque esta receta en Nápoles se prepara por carnaval, así que este año soy yo la que me he metido a la cocina para enseñarosla. 

   Un ingrediente clave son las hojas para lasaña de pasta fresca. Rossana se las trae de Italia de vez en cuando, y os aseguro que la lasaña o los canelones no tienen nada que ver con lo que estamos acostumbrados. He pensado alguna vez en hacerlas en casa, pero ha ido pasando el tiempo y nada. Hasta que en mi último viaje a Italia, además de unos preciosos calabacines me traje un paquetito de Sfoglia per lasagne. No he usado todas las hojas y las que han sobrado están guardadas en mi congelador como un tesoro (espero que se conserven bien).


   La receta de esta lasagna es bastante elaborada, pero el resultado es espectacular. El tomate mezclado con el ricotta, las bolitas de carne que se deshacen en la boca, las hojas de pasta tan finitas... es una gozada. Si tenéis oportunidad de hacerla con esta pasta fresca, perfecto. Si no, la receta se puede hacer también con láminas normales de lasaña, que aunque no será lo mismo, estará también estupenda.

   Y aunque no se vea en las fotos, sí que la lasaña queda en forma de capas, lo que pasa es que al ser la masa tan finita y el relleno poco consistente, al sacarla del molde se hunde bastante, quedando como "desparramada". Pero mirad, mirad, que no os engaño...


   Con los ingredientes que pongo me ha dado para 3 capas en un molde cuadrado de 22x22cm. Igual sería mejor buscar uno un poco más alto y calcular para repartir en alguna capa más. A vuestro gusto.

viernes, 10 de febrero de 2012

Noodles salteados con carne de cerdo y col china


... o mi particular receta de hormigas subiendo al árbol

   Aunque en la foto no parezca nada del otro mundo, no os dejéis engañar. Este plato es fácil y riquísimo. De echo no pensaba publicarlo, por poco fotogénico. Pero tras el primer bocado, me levanté corriendo a por la cámara. ¡Los platos poco fotogénicos también merecen su momento de gloria!

   Mi historia con este plato es larga... Hace más de un año estaba preparando Gyozas y por alguna razón me sobró masa o me faltaban obleas... así que hice tan solo la mitad y guardé el resto del relleno en la nevera. Al día siguiente, pensando en cómo aprovecharlo, recordé esta receta de hormigas trepadoras de Marta en Directo al Paladar. Un par de ingredientes más, remix... y un plato de esos que te acuerdas tiempo después de lo bueno que estaba.

   El plato chino "hormigas subiendo al árbol" recibe ese nombre porque al coger los fideos, la salsa se queda pegada como si fueran hormiguitas trepando por ellos. Las variantes son muchísimas, aunque en la versión occidental (la de los restaurantes chinos que solemos encontrar aquí) suele servirse con una salsa caldosa y fideos vermichelli deshidratados. (No os perdáis la receta de Maduixa, ¡qué pinta tiene!)

   En mi libro de comida china sugiere una versión muy sencilla, parecida a como lo preparo yo, pero con poco más que carne picada en los ingredientes, así que he querido seguir más o menos fiel a mi receta, a la que, se acerque más o menos a la receta original, llamamos en casa "hormigas subiendo al árbol".

   Se prepara en un momento, está riquísimo... ¿qué más queremos? Este tipo de salteados los preparamos muy a menudo. Ayer sin ir más lejos, con la pasta que sobró de esta receta, preparamos un salteado con brócoli al vapor, carne de cerdo picada, tomatitos cherry, queso feta y cebolleta. Riquísimo también... Y otra cosa buena es que se puede preparar con la pasta oriental que más os guste: noodles de huevo, tallarines de arroz, fideos vermiccelli, fideos chinos rizados... y ¡todas ellas se cuecen rapidísimo!

miércoles, 1 de febrero de 2012

Calabacines rellenos de salmón, gambas y ricotta


   La semana pasada estuvimos pasando unos días estupendos en el norte de Italia, y como en cada viaje, quise traerme algún recuerdo comestible. Cuando vi estos calabacines pequeños y redondos, ideales para rellenar, mi imaginación empezó a volar... no pude resistirme.

   Al relleno le he dado unas cuantas vueltas, pero tenía en la cabeza rondándome la combinación salmón-queso, que últimamente hemos comido en empanada y en pizza, y me apetecía mucho. Pero como estas últimas semanas hemos comido bastante salmón, tampoco me apetecía que fuera protagonista absoluto de este plato. 

   Así que tras meditarlo un poco... ¡el resultado fue todo un acierto! Son fáciles de preparar, porque no hace falta hacer bechamel, el queso ricotta o requesón hace una crema con una consistencia estupenda para el relleno, y el salmón y las gambas le dan un sabor muy bueno. Iba a poner unos tomatitos cherry picados... pero se quedaron olvidados en la encimera. Podéis ponerlos si queréis.


   Me han encantado estos calabacines. Además de visualmente, que quedan preciosos para rellenar, las semillas no se notan, son muy pequeñas y se puede aprovechar toda la carne, que además es muy suave y da al relleno una textura muy cremosa. Y desde que he descubierto lo cómodo que es el sacabolas para vaciar verduras, lo hago en un momento, lo utilizo hasta para los tomates, es comodísimo.

   Si no los encontráis, se pueden comprar calabacines grandes y hacer una especie de vasitos, como en la receta de calabacines rellenos de champiñones, que quedan también estupendos.

Related Posts with Thumbnails

  © Template Recipes by Emporium Digital 2008. [Modified by Anita Cocinitas ]

TOP