domingo, 31 de octubre de 2010

Crema de calabaza, naranja y Jengibre


   En Viena aún no ha llegado realmente el frío, y la verdad es que estamos disfrutando de unos días preciosos y soleados. Pero aún así hay que ir con bufanda y guantes, y el paisaje es totalmente otoñal.

   Nada más llegar aquí, el primer domingo, sin embargo, hizo un día de otoño total. Gris, lluvioso... y nos habían invitado a merendar a casa de unos conocidos. Crema de calabaza y castañas asadas, sentados junto a la chimenea. Me encantó. Y la crema estaba riquísima, tengo que conseguir la receta...

   De mientras, y rodeados por todas partes de calabazas de Halloween, a mi se encaprichó una sopa, pero con un sabor distinto a las que suelo hacer. A jengibre, y a naranja... Enredando por la red fui cogiendo ideas y el resultado fue esta crema, realmente buenísima.

   A mi me gusta mucho el sabor del jengibre, y a la sopa le da un toque picante que hace que caliente más aún, cuerpo y alma, como diría la reina de las sopas, Maite, de Hierbas y Especias

   El toque del yogurt le da un contraste estupendo, pero sin él está buenísima también. Lo de la decoración... tengo que practicarlo un poco más, el yogurt era más espeso de lo que creí en un principio... y bueno, bonita no quedo. Vistosa si. Y nos reímos un rato.

Ingredientes:
   - 700g de calabaza, pelado y sin pepitas
   - 1 puerro
   - 1 cebolla pequeña
   - 1 naranja
   - 1 diente de ajo
   - Jengibre: al gusto. Yo le puse un trozo de unos 2 cm, pero se puede poner algo menos
   - Yogurt natural cremoso
   - Sal, aceite de oliva, agua

Preparación:
   En una cazuela, con un poco de aceite sofreímos el diente de ajo en láminas, y a cebolla en juliana.  Añadimos el jengibre pelado y en trozos pequeños. Cuando empiece a ablandarse la cebolla, añadimos la calabaza en trozos pequeños y la parte blanca del puerro partida por la mitad y luego en trozos, añadimos sal y sofreímos unos 5 minutos, con cuidado de que no se quede.

   Necesitamos por un lado el zumo de la naranja, y por otro la piel. A mi me resulta más cómodo exprimirla primero (reservamos el zumo), y luego sacar con cuidado la piel, evitando coger mucha parte blanca. Valdrá con la peladura de media naranja. La añadimos a la cazuela y cubrimos de agua.

   Dejamos cocer a fuego medio unos 20 minutos, hasta que toda la verdura esté bien hecha.

   Retiramos las cáscaras de naranja, y con la batidora lo pasamos bien hasta lograr una crema fina. Añadimos el zumo que teníamos reservado y volvemos a batir para que se mezcle bien. Es mejor pasarlo después por un colador o chino para eliminar todas las ebras del jengibre, que resultan un poco desagradables. 

   Servimos bien caliente con una cucharada de yogurt natural. ¡Y que venga el frío, que ya estamos preparados para combatirlo!

viernes, 29 de octubre de 2010

AIG 2010



   Hace casi un año que empecé con el blog (madre mía, ¡un año ya!) y justo por entonces, la mayoría de los blogs que visitaba empezaron a recibir su regalo del Amigo Invisible Gastronómico. ¡Me pareció una idea genial! A mi me encanta hacer y recibir regalos, y ver la que había montada en este mundillo en que me estaba metiendo me pareció fantástico.

   Este año no quería perdérmelo por nada, pero con la mudanza por medio, la búsqueda de piso, el viaje... casi me quedo fuera! Por suerte, Bea, de el Rincón de Bea, que se está pegando un trabajo impresionante en hacerlo todo perfecto pudo abrir las listas de espera para que no se quedara nadie fuera. ¡Gracias Bea!

   Así que tal como aconseja ella, aquí van unas pistas, por si mi amigo/a invisible no me conoce.

   Para empezar diré que soy más de salado que de dulce, aún no me atrevo mucho con tartas y pasteles. Aunque esto se puede interpretar para el regalo de dos formas, dejaré que te inspires con la frase...

   Me encanta viajar, y por lo tanto, me gusta muchísimo conocer los platos e ingredientes típicos de cada sitio al que voy. Me apasionan los mercados. Así que algo típico de tu tierra seguro que me gusta.

   Y por otro lado todo chisme y cachivache de cocina me vuelve loca. Claro que no tengo cocina grande (en este momento ni siquiera tengo cocina estable) así que digamos "cachivachín" en vez de cachivache.

   Y que más decir, acabo de llegar a vivir a Viena, y me he venido cargadita de jamón, chorizo y aceite de oliva, pero hay tantas cosas que ni se me había ocurrido que echaría de menos... Tan sólo es una idea más, por si no se te ocurre nada. Desde luego, algo elaborado por tí seguro que es un acierto también.

   Y no doy más pistas, te lo tendrás que currar un poco también ¿no? Desde luego, seguro que me gusta, sea lo que sea. ¡Si a mi en realidad me gusta todo!

   Bueno, me voy corriendo a ver si tengo listo mi regalito cuanto antes, que ya queda menos para mandarlo.


lunes, 25 de octubre de 2010

Bocaditos de sobrasada y miel


    Al igual que la empanada de atún que os mostraba el otro día, estos bocaditos de sobrasada y miel los preparé para la fiesta de despedida que hicimos antes de marcharnos de Madrid con un montón de amigos. Lo celebramos en el bar Daily. 
   
   Por si no conoceis ninguno de sus dos locales, están muy bien para celebrar cumpleaños, despedidas... Hasta las 12 de la noche, el local está reservado tan sólo para la gente de las fiestas (2 o 3, dependiendo de los invitados de cada grupo, se está muy bien de cantidad de gente). No te cobran nada por el espacio, te hacen muy buen precio en las copas y permiten llevar algo de picoteo, hasta las 12 de la noche.

   Como tenían que ser cosas que no manchen, se puedan comer de pie y con las manos... nosotros hicimos un "menú" que creo que gustó mucho:

   - Bocaditos de sobrasada y miel
   - Empanadillas de espinacas
   - Mini-Sandwiches de tres tipos: paté, jamón serrano y queso, y cangrejo
   - Patatas, frutos secos...

   Todo muy fácil y para todos los gustos, que bastante teníamos encima con la mudanza como para andar organizando más...

   Estos triangulitos los llevó Paco, Futuro Bloguero, al Tapas&Blogs que celebramos en la Dehesa de la Villa, y nos encantaron. Y eso que yo soy poco amiga de la sobrasada, me parece que tiene un sabor demasiado fuerte. Pues con la miel y horneada en las masas de empanadillas queda con el sabor justo, un dulzor muy rico y encima vistosas... ¡éxito asegurado!


Ingredientes:
   - 1 paquete de sobrasada (unos 200g)
   - 2 paquetes de obleas pequeñas para empanadillas (hay 16 en cada paquete)
   - 3 cucharadas de miel
   - 1 huevo batido
   - Sésamo tostado

Preparación:
    Precalentamos el horno a 180º.
   Colocamos la sobrasada en un bol, le añadimos la miel y lo mezclamos bien hasta que quede una pasta melosa y uniforme.



   En el centro de cada oblea colocamos una pequeña porción de la mezcla anterior. La cantidad que yo puse era demasiado, ya que como podeis ver en las fotos, al hornear se desbordó bastante. Además me sobraron obleas ya que no llegó el relleno para todas. Aún así, el "copete" de sobrasada le dio un toque llamativo...


   Cerramos la empanadilla formando un triángulo, como podemos ver en las fotos. Si no se pegan los bordes, podemos humedecerlos un poquito con una gota de agua, pero en general se pegan bastante bien si hacemos un poco de presión.


   Colocamos sobre una silicona para el horno o un papel de hornear para que no se peguen y pintamos con huevo batido. Espolvoreamos con sésamo tostado, que se quedará pegado al huevo, y horneamos unos 20 minutos a 180º, vigilando que no se quemen.

   Se pueden tomar templadas, pero frías también están buenísimas, con lo que son perfectas para llevar a un picnic, como Paco, a una fiesta, como nosotros...


   ¡Que las disfrutéis!

viernes, 22 de octubre de 2010

Empanada de atún: facilísima



   Todavía tengo algunas recetas pendientes de mi cocinita madrileña, así que voy a ir enseñandooslas poco a poco. 

   Esta es una empanada tan sencilla que se hace sola. Mi pinche dijo una vez: "con lo que les gusta a todos cuando la preparas, si supieran lo fácil que es...". Y para que él diga eso, tiene que ser fácil fácil (Ojo, que le está cogiendo el gusto y lo mismo tenemos que cambiar lo de "pinche" por "chef" dentro de poco). Así que esta receta va dedicada a todos esos amigos que me siguen pero no terminan de animarse en la cocina: en la próxima merienda, tú llevas la empanada. Y triunfas. Seguro.

   Nos vamos a permitir llamarla empanada, aunque nunca podremos compararla con una buena empanada gallega, o esas a las que nos tiene acostumbrados Alfonso, de derechupete. Pero también llamamos a la que compramos en el super, seca y refrigerada... con esta receta, ya nunca más debemos caer en la tentación de comprarla hecha, ya vereís que fácil.



Ingredientes:
   - 2 masas de Hojaldre (en el super, frescas o congeladas)
   - 2 latas de atún en aceite
   - 1 bote de pisto
   - 1 huevo

Preparación:
   Precalentamos el horno a 200º.

   Escurrimos bien el atún y lo desmigamos en una sartén. No hace falta añadir aceite, bastará con el resto que nos quede en el bonito. A fuego suave, le damos unas vueltas para que coja temperatura y enseguida añadimos el pisto. Mezclamos bien, y en cuanto se caliente, retiramos del fuego y dejamos templar. (No os asustéis con las cantidades de las fotos, yo estaba haciendo el doble de cantidad que lo que pongo aquí).



   Estiramos una de las masas de hojaldre sobre la bandeja del horno, encima de una lámina de silicona, un papel de horno o el propio papel que trae el hojaldre, para que no se pegue. Ojo, es importante que la bandeja esté fría, o sino el hojaldre se derretirá y no podremos trabajar con él. 

   Normalmente, las masas que compramos en el super no vienen perfectamente igualadas y uniformes. Es importante estirar bien el papel, y si podemos, estirarla un pelín con un rodillo. Una botella redonda bien limpia, nos hace perfectamente el apaño si no tenemos rodillo. No estoy ablando de amasar, tranquilos, sólo de estirarla un poco. Si nos da pereza, pues tampoco pasa nada.

   Pinchamos ligeramente la masa con un tenedor, haciendo unas marquitas. Esto servirá para que no crezca el hojaldre.


   Ahora tan sólo tenemos que poner el relleno en la empanada, curbrir con la otra masa (que hemos estirado bien, igual que la otra) y cerrar bien los bordes, con un poco de cuidado, tan igualados como podamos. Hacemos un pequeño agujero en el centro, para que salga el aire y no se hinche demasiado, y si queremos podemos decorar con unas tiritas de hojaldre que hayamos guardado con antelación. 

   Batimos el huevo y pintamos la superficie de la empanada con ayuda de un pincel. Si no tenemos pincel, no pasa nada: cogemos un papel de cocina, lo mojamos en el huevo batido y pintamos con él la superficie.

   Al horno 20 minutos y listo. Tenemos que vigilarla al final, que tenga un color bonito: si vemos que necesita un poco más o un poco menos de tiempo para estar lista, nos adaptamos.



¿Veis que fácil? Como yo tenía platos cuadrados, corté el hojaldre de esta forma, y luego hice una más pequeña con la parte que sobraba: Como veis, podemos adaptarla para hacer individuales, como más nos guste.


¡Disfrutadla!

martes, 19 de octubre de 2010

Timbal de aguacate, pimientos del piquillo y atún



   Llevo un tiempo desaparecida pero es que... ¡ya estoy en Viena! Nos tomamos el viaje con calma (y el coche hasta los topes), en 4 días, cruzando Europa... pero ya estamos aquí. Tenemos una casa para 3 semanas, mientras encontramos una definitiva para quedarnos. Pero bueno, esta es muy agradable, y grande, y con cocina de verdad... ¡así que habrá que aprovecharla!

   Me he llevado una sorpresa muy agradable al ver que después de tantos días sin aparecer por aquí, vosotros sí que habéis venido, casi tanto como cuando publico con frecuencia. ¡Gracias! Así da gusto... y me emociono y todo...

   Y vuelvo con una receta de algo que tomamos en una de las últimas despedidas en Madrid. Nos juntamos los amigos del colegio mayor, ¡de hace 9 años ya que fui hacia Madrid! La verdad es que nos vemos menos de lo que nos gustaría, pero hay cosas que no cambian. Fuimos a la Taberna del Marciano, cerca de Sol, y nos tomamos unas tapas, algo parecido a esto que os enseño hoy, entre ellas. Me gustó mucho y como tenía unos aguacates que aprovechar en la nevera, lo hice para que el pinche (que se había quedado castigado en casa estudiando) lo probara.

   Es fácil y si tienes un aro de emplatar consigues una presentación muy bonita. Si no, no importa, tan sólo coloca en el plato los ingredientes con cuidado para tener una buena presentación y el plato te quedará igual de bien.


   Ahora que estoy lejos y veo este plato me doy cuenta de cosas que me cuesta encontrar por aquí y que serán bienvenidos con cada visita, o incluso se admiten envío desinteresados, en este caso tanto los piquillos como el atún y el aceite de oliva son bienes escasos por estas tierras...

Ingredientes:
   - 2 aguacates pequeños o uno grande, bien maduros
   - 1 lata pequeña de pimientos del piquillo
   - 1 bote de buen atún en aceite de oliva
   - 1/2 cebolleta
   - Zumo de medio limón
   - Sal, aceite de oliva virgen extra, vinagre de módena

Preparación:
   Lo primero es hacer una especie de guacamole con el aguacate. Los partimos por la mitad, quitamos el hueso y sacamos la pulpa con ayuda de una cuchara. Lo colocamos en un bol y con ayuda de un tenedor lo aplastamos hasta lograr una textura cremosa. Añadimos la cebolleta picada muy fina y aliñamos con sal, aceite de oliva y vinagre de módena, al gusto pero que esté alegre. Podemos añadir también unas gotas de zumo de limón para retrasar la oxidación.

   Ahora viene el momento de colocarlo. Si tenemos aro de emplatar, lo colocamos en el centro del plato. Si no, lo compramos. Bueno, en realidad no es tan importante...

   Abrimos los pimientos de piquillo por la mitad, y dependiendo del tamaño,  cortamos en 2 o 3 tiras cada mitad, para que no haya que partirlo luego en el plato. Colocamos una base de pimientos. Encima, el aguacate. Si usamos el aro, rellenamos bien y aplastamos un poco para que no queden huecos. Por encima volvemos a colocar otra capa de pimientos, teniendo cuidado de que queden bonitos ya que será lo que quede a la vista.

   Separamos el atún en lascas finas y lo ponemos sobre la última capa de pimientos. Yo utilicé tan sólo un par de trozos, dependerá del tamaño del aguacate, pero no hay que poner demasiado.

   Por último, aliñamos un poco más por encima. El aro lo dejamos puesto hasta el momento de servir, para que no se desmorone (aunque es bastante estable) y el aliño quede dentro también. 

   Un plato para invitados, ya que si utilizamos unos buenos ingredientes será éxito rotundo.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Bombones de roquefort


   Hoy os traigo otra de las recetas que hicimos para la comida familiar, muy a juego con los Chupachups de Cherry caramelizados.
  
   Como pasó con los bombones de foie, lo mejor es no decir a nadie lo que tienen dentro, y dejar que se sorprendan al primer bocado...

   La receta la ví en Lazy Blog, y también en Mariposas de Caramelo, y me encantaron, ya sabeis que estos contrastes dulce-salado me vuelven loca...

   La idea de hacer chupachupses, para colocarlos junto a los de tomatitos me encantaba, pero tardaba nbastante en endurecerse y ya no teníamos tiempo. Así que decidí hacer bombones, pero con un palillo para poder cogerlos, y la verdad es que quedaron preciosos.

   Sobre si estaban ricos o no, hubo para todos los gustos. Pero en general gustaron mucho, y sobretodo , sin excepción, sorprendieron. Eso sí, no sobraron, ¡así que más de uno repitió!

   Yo hice muchísima cantidad, pero por supuesto, podéis hacer menos, os dejo mis proporciones. Además usé una cobertura de chocolate sin azúcar, apta para diabéticos. Podéis usar cualquier chocolate de cobertura negro. Futuro bloguero usó Fondue de chocolate de Nestle, me parece una gran idea!

Ingredientes:
   - 400g de roquefort
   - 1 rulo de queso de cabra pequeño
   - 4 cucharadas de mantequilla
   - 2 tabletas de chocolate de cobertura negro, o casi, que no sea con leche
   - Aceite de oliva
   - Film de cocina y palillos decorativos

Preparación:
   En un bol colocamos el roquefort, el queso de cabra sin corteza y la mantequilla, todo en trozos. Con ayuda de un tenedor, batimos hasta lograr una pasta uniforme, y reservamos en la nevera al menos una hora, para que se endurezca. 

   Una vez pasado este tiempo, hacemos bolitas con el queso. Lo ideal sería con dos cucharillas, pero a mi me resultó mucho más cómodo con la mano. Las vamos colocando sin que se toquen el platos que vamos reservando en la nevera. Es importante conservarlas frías todo el tiempo para que estén manejables.  Las bolitas cuanto más pequeñas mejor, para que sean de bocado.

   A parte, preparamos un plato llano o una fuente. La cubrimos con papel film, que quede bien pegado al plato, sin burbujas, y con ayuda de un pincel o una servilleta de cocina extendemos por toda la superficie un par de gotas de aceite de oliva. Esto nos permitirá despegar el chocolate fácilmente.

   En un bol pequeño colocamos troceada media tableta de chocolate y la fundimos al microondas, con mucho cuidado de que no se queme. Ponemos un minuto, sacamos y revolvemos. Si es necesario, ponemos un minuto mas. Si la mayor parte del chocolate está fundida, el resto terminará de derretirse con su propio calor si lo mezclamos bien, y así evitaremos que se nos queme el chocolate.

   Sacamos una tanda de bolitas de queso, y una a una las vamos cubriendo de chocolate: La pinchamos  con un palillo, la sumergimos en el chocolate hasta que esté bien cubierta, y sacudimos con cuidado para que escurra el chocolate sobrante. Luego la colocamos en el plato con el palillo hacia arriba.

   Es mejor ir haciendo los bombones sin tener todas las bolitas a la vez fuera de la nevera, ya que se calientan enseguida y serán imposibles de manejar con el palillo.

   En cuanto se endurezca el chocolate podemos despegar los bombones del film con mucho cuidado, si es necesario con ayuda de un cuchillo de punta redonda, y ponerlos en un platito para servir. ¡Ya solo queda sorprender a nuestros invitados!


lunes, 4 de octubre de 2010

Chupachups de tomatitos cherry caramelizados


   Se va acercando el momento de marcharnos,e inevitablemente, comienzan las despedidas. 

   La primera de todas, con la familia. Nos juntamos 29 en casa. Lo se, soy una cabezona. Pero cupimos. Y comimos estupendamente. Y lo pasamos mejor aún. ¿Que más se puede pedir?

   Os cuento el menú, espero que os guste tanto como a nosotros, y os iré contando las recetas poquito a poco, que ya sabéis que ando justita de tiempo!

   Entrantes
   - Chupachups de cherry caramelizados
   - Croquetas de mi abuela (¡de esto no hay receta!)
   - Migas, de la abuela de mi pinche. Tampoco he conseguido la receta...
   - Medallones de foie con reducción de Pedro Ximenez
   - Cazoletas de txaka y atún
   
   Segundos
   - Bacalao club ranero (lo compramos de encargo, aquí podéis ver su historia)
   - Solomillo con salsa de vino tinto

   Postres
   - Fruta
   - La riquísima y famosísima tarta de manzana de mi abuela
   - Arroz con leche


   No esta mal, ¿verdad?

   Hoy os dejo con la receta de los Chupachups de Tomatitos cherry caramelizados. Son muy fáciles de hacer, quedan preciosos, y encantaron a todo el mundo. La receta es de Carmen Albo, de su blog Guisándome la Vida. En cuanto los vi me enamoré de ellos, tan vistosos, tan brillantes...


   Para que no se volcaran y quedaran más bonitos, los presentamos en vasos llenos de sal de colores. Así el vaso pesa y podemos colocarlos bien separados para que no se peguen unos a otros.

Ingredientes:
   - Una cajita de tomates cherry, Que sean pequeñitos y maduros
   - Azúcar
   - Agua
   - Sal en escamas
   - Palillos largos, como de brocheta o de la mitad de largura que estos

Preparación
   Primer paso, lavamos los tomatitos, los secamos, y ponemos a toda la familia a insertar un palillo largo en cada uno. Lo clavamos en el puntito del tallo, sin que llegue a atravesar el tomate. 


   Después tenemos que hacer el caramelo. Yo utilicé el truco de Carmen, hacerlo en el microondas: se hace en un momentín, pero hay que estar muy atentos para que no se queme. Ponemos 10 cucharadas colmadas de azúcar y 3 de agua en un bol, y lo metemos en el microondas a máxima potencia. No le quitamos ojo, y en cuanto cambie de color, estará listo.

   Lo sacamos, y con mucho cuidado, bañamos los tomates en el caramelo. Hay que hacerlo uno a uno, con mucho cuidado de que no nos gotee en la mano. Antes de que se seque, le colocamos unas escamas de sal en la parte de arriba.

  Lo colocamos en el vaso donde vayamos a servir, con cuidado de que no se peguen unos a otros. Es algo laborioso de hacer, pero el resultado merece mucho la pena. Además de lo ricos que están, decoran la mesa, ya que podemos poner la sal de colores a juego con la decoración de la misma.


viernes, 1 de octubre de 2010

VIII Tapas&Blogs




   Sigo con mi mudanza de por medio, así que tengo poco tiempo para publicar. Pero no me olvido de vosotros y os dejo con el post que publiqué en Mumumío sobre el VIII Tapas&Blogs.

   Y van 8... Una vez más, esta tras una pausa veraniega, nos volvimos a juntar un grupo de blogueros relacionados con la gastronomía. Caras conocidas, ya amigas tras encuentros anteriores y charlas a través de Twitter y Facebook.

   Después de varios problemas con la organización que hicieron atrasar la fecha prevista del encuentro (y que estupendamente solucionaron los organizadores, Dani y Alfonso), nos reunimos finalemente en un céntrico y moderno local de Madrid, BeChic, con la colaboración de Pernord Ricard y su estupendo Beefeater 24.


   Al llegar, coctel de bienvenida, seguido de una estupenda cena, con una presentación muy cuidada y todo riquísimo. El menú:

Raviolis de Manzana Caramelizados Rellenos de Foie
Reducción de Vino Blanco y Su Ensalada

Ensalada Templada de Vieiras al Aroma de Trufas.
Acompañada de Verduritas de Temporada

Bacalao Confitado Servido con Fresas.
Toques de Vainilla y Yogurt

Carré de Cordero. Zanahorias Al Comino y Escalonia

Textura de Maracuyá



   Tras la cena, mucha charla, muchas risas, y una estupenda clase magistral sobre ginebras, y por supuesto, degustación de un Gintonic con Beefeater 24, acompañado de perejil, pomelo y unas gotas de angostura, estudiado especialmente para fomentar todas las notas de sabor de esta ginebra. Nos explicó los diferentes tipos de ginebra, los especiales matices de Beefeater 24 y un montón de trucos para elaborar un Gintonic de 10, tal y como lo elaboró él.

   Una vez más, fue un auténtico placer reencontarme con caras conocidas, así como seguir "desvirtualizando" a otros conocidos tan sólo a través de la pantalla del ordenador.

   En menos de un año, Tapas&Blogs se ha convertido en una imprescindible cita mensual, cada una diferente, con su carácter, su tema central... Catas, curso de sushi, noche sin gluten, concurso de fotografía, picnic familiar...

   Y hoy nos anuncian un nuevo proyecto dentro de Tapas&Blogs: Un curso mensual con las chicas de Apetit'Oh. Comenzarán con un curso de empanadas de la mano de Derechupete, uno de cocina Hindú por Pepekitchen y otro de chocolate por Chocolatísimo.

   Que pena que no voy a estar ya en Madrid... pero seguro que hago coincidir pronto alguna visita con algún encuentro, no me lo quiero perder!!

Related Posts with Thumbnails

  © Template Recipes by Emporium Digital 2008. [Modified by Anita Cocinitas ]

TOP