jueves, 29 de abril de 2010

Hojadritos variados


   Hoy mi pinche tiene piscolabis en el trabajo, y cada uno tenía que llevar algo (síiiiii, como las merendolas del cole!!) así que anoche hicimos unos hojaldritos (a mi me gusta llamarlos saladitos, no se por que) variados.

   Los hicimos rellenos de sobrasada, de morcilla, de paté y de queso. Y por encima los decoramos con sésamo, semillas de amapola y orégano. Son tán fáciles de hacer y quedan tan bonitos! Mi pinche sólo me dejó probar uno de morcilla y estaba buenísimo!!

Ingredientes (para los de la foto y alguno más)
   - 2 planchas rectangulares de hojaldre
   - Rellenos al gusto: morcilla, sobrasada, queso, jamón, atún con tomate... chocolate!
   - Para decorar: semillas, hierbas arómaticas...
   - 1 huevo batido

Preparación:
   Cortamos el hojaldre en rectángulos de unos 4x8cm. Yo corté la lámina en 5 partes a lo ancho y 4 a lo largo. Ponemos el relleno en el centro de cada cuadradito haciendo una línea, y doblamos cada uno de ellos, primero un lado, y luego el otro, cubriendo el relleno. 


   Los ponemos en una bandeja de horno con papel vegetal (o una bandeja de silicona como yo), pintamos con huevo batido y decoramos con las semillas o lo que queramos. Para rellenos dulces podemos poner cacao en polvo, azúcar...
   Horneamos a 220º 15-20 minutos, vigilando de que no se quemen. Los sacamos, y dejamos enfriar sobre una rejilla. ¡Y ya están listos para la fiesta!


   Yo estos casi no los voy a probar, pero no me importa, me reservo para esta noche... ¡¡que tenemos el V encuentro Tapas&Blogs!! Hoy hay una temática muy especial, pasaros por el blog si quereis saber más, yo os lo cuento a la vuelta...

domingo, 25 de abril de 2010

Albóndigas de merluza


    Últimamente circulan por varios blogs distintas recetas de albóndigas de pescado, y tenía muchas ganas de probarlas. Despues de ver varias, las mías son una versión de las de Sara. Salieron buenísimas.

   Es un plato un poco más elaborado de lo que suelo hacer, pero el resultado es estupendo. Las acompañamos de cuscus y nos encantó. 

Ingredientes:
   - 600g de lomos de merluza congelados sin piel
   - 3 dientes de ajo
   - 1 cebolla
   - Perejil
   - 3 rebanadas de pan bimbo
   - 2 huevos
   - 75ml de leche
   - 4 cucharadas de salsa de tomate
   - 12 gambas congeladas grandes
   - 1 vaso de caldo de pescado
   - Coñac o whisky
   - Sal, pimienta, aceite de oliva, harina

Preparación:
   Cocemos la merluza a el agua hirviendo con sal durante unos 5 minutos. Escurrimos y dejamos templar.
   En un bol, ponemos los huevos batidos, la leche, 1/2 cebolla, 2 dientes de ajo, el pan desmigado, sal, pimienta y perejil. Lo calentamos un par de minutos en el microondas y lo pasamos por la batidora. 
   Cuando la merluza esté templada, la desmigamos con las manos, y vamos añadiendo la mezcla anterior hasta conseguir una textura moldeable. Yo usé unas 2/3 partes. Una vez hecho esto hacemos las albóndigas. La masa es un poco líquida, no se podrá "hacer rodar" como las albódigas de carne. Yo lo hice de la siguiente manera: cogemos una pequeña cantidad entre las manos, la apretamos para que suelte el líquido sobrante y le damos forma lo más redonda posible apretando la masa.
   Cuando tengamos todas las bolitas, las enharinamos y freimos ligeramente, sólo para que se doren por fuera. Reservamos.
   En ese mismo aceite, en una cazuela, pochamos la otra media cebolla en daditos, junto al diente de ajo. Cuando esté blandita, añadimos la salsa de tomate, sal, pimienta y el caldo, y cocemos a fuego medio 5-10 minutos. Lo trituramos, y añadimos a esa misma salsa con cuidado las albóndigas, y dejamos cocer a fuego suave otros 5 minutos. 
   Mientras, en una sartén, con una pizca de aceite, salteamos las gambas con una pizca de sal un par de minutos. Las retiramos del fuego, rociamos con un chorrito de whisky y flambeamos. 
   Para servir, colocamos en un plato las albóndigas, sin salsa. Añadimos las gambas con su aceite a la salsa, damos un hervor y la echamos por encima de las albóndigas.

   Se puede acompañar con un poco de cuscus, ya que le va estupendamente, o comer solas. Podríamos añadirle un poco de picante, una guindilla en la salsa o las gambas.
   
   Es un plato para disfrutar en buena compañía ;)

viernes, 23 de abril de 2010

Salmón Thai con fideos


   En el momento en que ví este plato en el blog Pan y Varios, supe que me iba a encantar. Y no me equivoqué. Es muy fácil de hacer pero el resultado es para sorprender. Es el tipo de platos que me gustan...
   Estuve tentada de acompañarlo con arroz basmati, que me gusta más, pero al final decidí hacer como en la receta original y es todo un acierto. Probadlo, y me contais...

   Aquí mi versión:

Ingredientes:
   - 1 cebolla grande
   - 1 manojo de espárragos verdes
   - 2 dientes de ajo
   - 1 zanahoria
   - 2 lomos hermosos de salmón fresco
   - 1 lata de leche de coco
   - 2 cucharadas de gengibre molido
   - Sal, aceite, pimienta molida
   - Fideos "vermicelli" de soja

Preparación:
   Picamos los espárragos y la cebolla, y lo ponemos en una cazuela ancha con un chorro de aceite junto a la zanahoria rallada y los ajos muy picaditos. Salpimentamos y salteamos 5 minutos a fuego medio. Una vez pasado este tiempo, añadimos la leche de coco y el gengibre, bajamos el fuego, tapamos y cocemos 15 minutos.
   De mientras, quitamos la piel al salmón y las espinas que veamos, y lo partimos en un par de trozos grandes.
   Pasados los 15 minutos, si la salsa la queremos menos líquida, la ponemos a fuego fuerte unos minutos para que reduzca. Una vez hecho esto, colocamos el salmón sobre la salsa, dejamos que se cocine un par de minutos y le damos la vuelta. Lo dejamos al fuego otro par de minutos y retiramos del fuego, que se termine de hacer con su calor. Si los lomos son muy gordos, podemos dejarlo algo más de tiempo, pero con cuidado de que no se seque.
   En una cazuela aparte, ponemos agua con sal, y cuando rompa a hervir, añadimos los fideos. Removemos para que se suelten, se harán en 2 minutos.

   Servimos colocando los fideos sobre el plato, sobre estos el salmón, y las salsa por encima. Delicioso...

  

miércoles, 21 de abril de 2010

Ensalada de puerros y jamón


   Cuando voy un fin de semana a Bilbao, suelo aprovechar el sábado a la mañana para ir de compras con mi madre. Y normalmente, a media mañana, apetece un café, con un pintxo, por supuesto. Últimamente en muchos bares tienen una tosta con ensalada de puerros y jamón, riquísma. "Anda, Ana, a ver si aprendes a hacer esto, que está muy rico..."

   Asi que por petición de mi ama, aquí está mi versión de la ensalada:

Ingredientes:
   - 3 puerros
   - 3 lonchas no muy finitas de jamón cocido
   - 1/2 cebolleta
   - 6 cucharadas de mahonesa (yo usé ligeresa)
   - 1 cucharada de mostaza
   - 1 cucharada de vinagre suave

Preparación
   Cortamos los puerros en tiritas finas de unos 5cm de largo. Los cocemos en abundante agua con sal durante 3-4 minutos. Los pasamos por agua fría para detener la cocción y escurrimos muy bien.
   Cortamos el jamón del mismo tamaño que el puerro y la cebolleta en juliana lo más finita que podamos.
   Preparamos la salsa con la mahonesa, la mostaza y el vinagre y mezclamos con lo anterior. 
   Lo servimos bien frío sobre biscotes o panecillos, ¡un entrante fácil fácil!

lunes, 19 de abril de 2010

Sushi paso a paso



   Me ha costado un tiempo, pero ¡ya tenemos aquí la receta de sushi paso a paso!

   Tradicionalmente, el sushi se hace de pescado crudo, y esto hay a mucha gente que le echa para atrás. Pero en el curso que hicimos en Gastromaniac, Rocío nos demostró que podemos hacer múltiples variaciones y fusiones para todos los gustos. Hoy, nuestro menú se compone de:

- Futomakis de pollo Tori no karaage, espárragos verdes y pimiento rojo
- Makis de salmón, aguacate y Philadephia ensaladas
- Uramakis de cangrejo, zanahoria y pepino, con sésamo por la parte de fuera
-   Nigirirs de salmón ahumado

   No os perdais en Tapas&Blogs, la introducción que hace Rocío a la historia del sushi. Pero vamos a ponernos manos a la obra: 

   Lo primero es tener todos los materiales. Necesitaremos arroz para sushi (no, no vale el bomba de toda la vida...) un Makisu (la esterilla de bambú), alga Nori, y condimento para Sushi (podemos hacerlo en casa o comprarlo hecho), wasabi y salsa de soja. El resto de ingredientes, son más normales de tener en casa, o comprarlos en cualquier supermercado.

   Para preparar el condimento, calentamos en un cazo 2 cucharadas soperas de vinagre de arroz, 1 cucharadita de azúcar y 1 cuarto de cucharadita de sal. Cuando se disuelva, apagamos el fuego y dejamos enfriar.

   El suguiente paso, y probablemente el más delicado, es cocinar el arroz. Utilizaremos 300g de arroz y 350g de agua para la cocción. Lo primero es lavar el arroz. Mucho. Lo podemos poner en un colador debajo del grifo y remover hasta que el agua salga limpia. O poner en un cuenco con agua, y "amasarlo" para que vaya soltando el almidón. Vamos cambiando el agua hasta que salga limpia del todo. Es muy importante que no nos saltemos este paso, o el arroz, que tiene muchísimo almidón, nos quedará hecho una masa. 
   Una vez limpio, lo ponemos en una cazuela con el agua (los 350g) y lo dejamos reposar 10 minutos. Pasado este tiempo, lo ponemos al fuego hasta llevarlo a ebullición. En cuanto hierva, lo ponemos al fuego mínimo y lo tapamos. A partir de este momento no destaparemos la cazuela nunca, ni para cotillear... Si usamos vitrocerámica, cambiaremos de fogón, a uno que tengamos al mínimo, ya que tardaría demasiado  tiempo en bajar la temperatura.
   Mantenemos al mínimo 10 minutos, y a continuación, 15 minutos fuera del fuego, sin destaparlo en ningún momento. Pasado este tiempo, por fin, podemos comprobar cómo está el arroz. Si está aún duro, podemos volver a tapar y esperar 5 minutos más.

    Y ahora toca el famoso paso de abanicar el arroz. Esto se hace para bajar rápidamente la temperatura del mismo. Volcamos el arroz en un recipiente. lo ideal sería que fuese de madera (Hangiri) pero si no tenemos, puede ser cerámico. Lo importante es que no sea metálico. Añadimos el condimento y vamos revolviendo el arroz con una pala (Shamoji) o cuchara de madera a la vez que lo abanicamos, hasta que quede suelto y a temperatura ambiente.
   Hasta aquí podemos tenerlo preparado con antelación, pero no debemos meterlo nunca en la nevera.

   Ahora tenemos que preparar todos los ingredientes para el relleno. Todos deben estar cortados en tiritas finas, para poder montar los rollitos fácilmente. En nuestro caso, freimos los espárragos a la plancha y cortamos el resto de verduras, salmón y cangrejo. También freimos el pollo, que teníamos macerando en una mezcla de soja, sake y ajo prensado. También haremos nigiris de salmón ahumado, así que lo cortamos en el tamaño necesario. Por supuesto, se hace con salmón (u otro pescado) crudo, pero se me ocurrió en el último momento y no tenía.

   Una vez listo, colocamos todo lo necesario en la mesa de trabajo.


Necesitaremos:
   - El arroz cocinado
   - Todos los ingredientes del relleno, y los que vayamos a usar para el exterior (sésamo)
   - Alga Nori
   - Un recipiente con agua y un chorro de condimento. Esto es así porque si lo hicieramos con agua limpia, lavaríamos el arroz al tocarlo, y le quitaríamos su sabor.
   - Una tabla para cortar
   - El Makisu, que envolveremos con film, para que sea mucho más sencillo de limpiar. Si no, se pegará el arroz y será imposible...
   - Un cuchillo sin sierra muy bien afilado
   - Servilletas de papel
   - La fuente en la que colocaremos el sushi
  
   ¡Tan sólo queda montarlos! Y es más fácil de lo que parece. Tan sólo hay que seguir unas pautas: siempre que toquemos el arroz, lo haremos con las manos humedecidas en el agua con condimento, de otra manera se nos pegará el arroz y no habrá manera de continuar. La esterilla la colocamos con la parte plana de las tablillas hacia arriba, con estas en horizontal.

   Comenzaremos por los Futomakis, los rollos más anchos. Para estos, utilizaremos una lámina de alga nori entera. La colocamos sobre la esterilla con la parte brillante hacia abajo, y los segmentos transversales en paralelo a la esterilla. Cogemos un puñado de arroz (siempre con las mano húmedas) y lo vamos extendiendo sobre el alga, con ls puntas de los dedos. No es imprescindible que quede perfectamente cubierto, pero sí que llegue bien hasta los bordes laterales y el más cercano a nosotros. En el extremos más alejado, dejamos un centímetro aproximadamente sin cubrir, esta será la parte de alga que cierre el rollito (podemos guiarnos por las bandas del alga).


   Ahora ponemos el relleno que hayamos elegido. En nuestro caso, pollo Tori no karaage, espárragos a la plancha y pimiento rojo (en la foto asados, pero queda muy bien en crudo). Es importante que lleguen de extremo a extremo, para que queden iguales todos los trozos al cortarlo. 


   Ahora tenemos que enrollarlo. Para ello, usamos la esterilla. Comenzamos sujetando los ingredientes con los dedos, y tirando de la esterilla a la vez que apretamos par que quede todo muy compacto (con las dos manos... con la otra estoy sujetando la cámara!) Seguimos tirando hasta el final, y el alga se pegará sobre si misma cerrando el rollito (si esto no pasara, podemos humecerla un poquito)


    Cuando terminemos el rollito, lo colocamos sobre la tabla, con la unión hacia abajo, y sobre él, la esterilla. Apretamos con las dos manos para terminar de compactarla y darle una forma más redonda o cuadrada. 


   Por último, cortamos el maki. Tradicionalmente, se corta en 6 trozos, pero cortandolo en 8, además de ser más fácil, es más manejable después. Es muy importante humedecer el cuchillo antes de cada corte. Mojamos una servilleta de papel y con ella humedecemos la hoja del cuchillo y quitamos los restos de arroz antes de cada corte. También es muy importante que esté muy afilado, para que lo cortemos con las menos pasadas posibles. Hacemos un corte a la mitad, y luego cada uno de los trozos a la mitad de nuevo. Una vez más cada uno por la mitad y ya tenemos los 8 makis!



   Para hacer los makis más pequeños, cortaremos el alga por la mitad, siguiendo las bandas horizontales. El resto del proceso es el mismo, pero tendremos que tener en cuenta que al ser más pequeño, el relleno tendrá que ser más finito. 


   Para hacer los uramakis, colocamos el arroz cómo hasta ahora. Luego lo espolvoreamos con las semillas de sésamo (o las huevas... lo que queramos poner por el exterior). Le damos la vuelta con mucho cuidado, para que quede el arroz hacia abajo, y la banda de alga sin arroz hacia nosotros. Colocamos el relleno, y enrollamos de la misma manera que el resto de rollos.


   Para hacer los niguiris, tenemos que hacer una especie de croquetas con el arroz. Para ello, cogemos un puñadito de arroz, y con esa misma mano, le damos vueltas y lo apretamos hasta darle la forma. La parte más difícil es que todos los niguiris nos queden del mismo tamaño. Cogemos el trozo de pescado, le untamos wasabi al gusto y lo colocamos sobre el arroz. 


 

   Por último colocamos todo en la fuente, acompañamos de wasabi para que cada uno se lo sirva al gusto, un cuenco con salsa de soja, ¡y a la mesa!

   Pero antes de sentarnos, unas últimas indicaciones, para no quedar mal en la mesa:
   - Se puede comer el sushi tanto con palillos como con la mano, pero no con cubiertos, y siempre de un bocado, no hay morderlo ni partirlo.
   - Se coge el sushi, si moja en la salsa de soja y a la boca. Pero se moja, no se baña. La salsa del cuenco tiene tan solo que cubrir el fondo del mismo.
   - Nunca se deben clavar los palillos en el arroz, para los japoneses esto es una terrible falta de respeto.
   - Para acompañar el sushi, lo mejor es la cerveza japonesa. Si no, cerveza, vino blanco, o incluso champan.
   - Brindemos... ¡kampai! y a disfrutar

Haciendo culurgiones en Come Mai?


   El viernes por fin fue el curso de cocina sarda en Come Mai?, premio del concurso organizado por Futuro Bloguero.

   Tenía muchas ganas de conocer tanto a Paco, como a Lola y Aída, las otras ganadoras del concurso. Fuimos todos acompañados de nuestros pinches respectivos,  y también nos acompañó Nacho, cómplice en la organización, y animador de veladas profesional. Fue una tarde estupenda, comenzando con una cañita para las presentaciones a las 17.30 y acabando con un mojito de despedida a eso de la 1 de la mañana.

   El curso fue en el local de Come Mai? en la calle Pez, en el centro de Madrid, donde Francesca y Andrea nos enseñaron un montón sobre el italiano, la cultura sarda y la elaboración de los culurgiones. Ellos llegaron a España hace unos cuantos años con la idea de montar una academia de italiano algo fuera de lo corriente. Y así lo hicieron: organizan cursos de cocina y cultura sarda en italiano, tanto en su local como a domicilio, una experiencia de lo más recomendable, por lo ameno y divertido, una forma diferente de pasar una tarde de viernes o sábado entre amigos, o incluso para hacer algunos nuevos. Y algo que nos picó el gusanillo a todos, organizan cursos de verano en su Cerdeña natal, con clases de italiano, e incursión en la cultura local, que por lo que vimos en nuestro curso, es de lo más atractiva. No dudeis en contactar con ellos si estais interesados, son muy amables y estarán encantados de informaros.

   ¡Pero vamos a nuestra velada! Comenzamos con un coctel de presentación en el patio de entrada, seguido de un juego para soltarnos con el italiano, y conocernos un poco. No, no sabemos italiano (bueno, Lola y Pedro sí, ¡y muy bien además!) pero aunque ellos nos hablaron en este idioma casi todo el tiempo, se entiende perfectamente y te vas quedando con palabras sueltas (yo sólo con eso...). 


   La receta que íbamos a elaborar era Culurgiones, una pasta rellena típica de Cerdeña, así que comenzamos elaborando la pasta fresca. Después, mientras ésta reposaba, nos tomamos un estupendo aperitivo acompañado de un vino blanco de la zona, que nos dejó alucinados y abriendo boca para lo que nos venía encima...


   Preparamos el relleno entre todos, y ¡manos a la masa, a la parte más divertida! Estirar la pasta, rellenarla, cortarla... La verdad es que no dejamos de reirnos en todo el rato, participamos todos en todo el proceso, y lo disfrutamos un montón, tanto los más avanzados en cocina como los pinches más inexpertos (Nacho, prometo que te mandaré tu foto con tu Culurgion, jiji...)


 


   Y a la mesa. Andrea y Francesca cocinaron para nosotros los culurgiones, y los acompañaron de salsa de menta (tremenda, espectacular y sencillísima!) y de tomate (más tradicional, que triunfó menos). Todo acompañado de pan casero y buen vino sardo y de una excelente compañía... os doy envidia, ¿verdad?


   Pues aquí no acaba la cosa, ya que nos esperaba el postre: lasaña de naranja compañada de chocolate, y la sorpresa final... ¡¡intento de karaoke!!


   Muchas gracias a todos, en especial a Paco, por haber organizado todo esto, y a Andrea y Francesca. Y también a Mónica, Lola, Pedro, Aída, Gabriel, Nacho y Samu por la compañía y la buena tarde. ¿Repetimos?

   La receta... ¡tendreis que esperar a que la haga yo en casa!

miércoles, 14 de abril de 2010

Ensalada con vinagreta de tomate


   Hoy toca ensaladita, como tantas otras veces en casa, siempre acompañamos la cena con algo "verde".

   Esta vez los ingredientes son normalitos: Mezcla de lechugas, tomate, queso fresco, cebolleta y palitos de cangrejo. Lo que le da el toque especial es la vinagreta... de tomate.

Ingredientes (de la vinagreta):
   - Aceite de oliva virgen extra
   - Vinagre balsámico de módena
   - Sal
   - 1 o 2 cucharaditas de mermelada de tomate

   Mezclamos todo bien ¡y aliñamos la ensalada con un toque diferente!

   No dudeis en probar esta vinagreta con otras mermeladas: de frambuesa (un clásico), de naranja (espectacular!)...

lunes, 12 de abril de 2010

Bonito con tomate


   ¿Creiais que en mi casa no se comían también cosas ricas de las de toda la vida? ¡Os equivocabais! Hoy tenemos bonito con tomate, hecho como siempre.
Ingredientes:
   - 500g de bonito (una rodaja)
   - 1 cebolla
   - 1 bote de salsa de tomate natural
   - Arroz blanco para acompañar
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:
   Limpiamos el bonito, le quitamos la espina y la piel y lo partimos en tacos.
   En una cazuela ancha con un chorro de aceite, doramos los tacos previamente salados. Tan sólo que cojan color por algunas de las caras. Reservamos aparte.
   En esa misma cazuela, añadiendo más aceite si es necesario, pochamos la cebolla cortada en juliana. Cuando esté blandita, añadimos la salsa de tomate y dejamos cocer unos minutos. Ponemos sobre la salsa los tacos de bonito y meneamos la cazuela para que se mezcle bien. Lo dejamos cocer tapado 2 minutos más y retiramos del fuego, se terminará de hacer con su propio calor.
   Podemos acompañar de arroz blanco cocido para aprovechar bien toda la salsita... ¡o una buena barra de pan!

viernes, 9 de abril de 2010

Espárragos en tempura con salsa romesco


   Una idea más que una receta... pero ¡que idea! Está buenísimo. No confiaba mucho en los espárragos en tempura, pero quedan muy muy bien. Podeis ver cómo hacer la tempura aquí. Si son muy gruesos, los cortamos a lo largo por la mitad, y luego en trozos de tamaño bocado, para que sea de picoteo.

   La salsa, en esta época de calçots, la podeis encontrar en muchísimos blogs. La mía esta vez era comprada, una reliquia de cuando creía que estas cosas no se podían hacer en casa (¡por lo menos hacerlas yo!). Pero la verdad es que estaba muy buena. 
   Nos cuentan cómo hacerla: El Cocinero Fiel, El Cocinero Andaluz, David de Jorge, Gastronomía & Cia, Cuinant... entre otros.


   Un aperitivo estupendo para este fin de semana de solecito que tenemos por delante... ¡difrutadlo!

jueves, 8 de abril de 2010

Flan de Earl Grey


   Tenía la idea en mente de hacía tiempo. La ví primero a Carmen, de Dulces Bocados, y luego a Palmira, de Come Conmigo. Lo he hecho como esta última porque tengo un bote de sirope de ágave muerto de aburrimiento, y porque así es más ligerito, que llega la primavera y hay que aligerar un poco!

Ingredientes:
   - 1/2 litro de leche, de la que useis en casa, yo semidesnatada
   - 3 cucharadas de té del que más os guste (Palmira y yo nos quedamos con el Earl Grey!)
   - 45g de sirope de ágave
   - 2 huevos
   - 1 cucharada de gengibre en polvo (dependiendo del té que useis le puede ir bien o no)

Preparación:
   Ponemos la leche al fuego en un cazo, y cuando rompa a hervir añadimos el té y el gengibre y retiramos del fuego. Dejamos que infusione 5 minutos y colamos.
   Por otro lado, batimos los huevos junto al sirope de ágave. Añadimos la leche removiendo todo el rato y ponemos en los moldes.
   Al baño maría, cocinamos al horno a 160º unos 30 minutos. Para saber si está hecho, lo movemos un poco a ver si "tiembla".

Mmmhhh...

martes, 6 de abril de 2010

Sopa mora de zanahoria con yogurt


   Buscaba una sopa un poco especial, porque estoy griposa y caprichosa... y me acordé de esta de Mikel, de Ondakin que tenía fichada hace tiempo. La he hecho tan cual indica él, pero sin clavo, porque no tenía.

   Está simplemente espectacular. Teneis que probarla...

Ingredientes:
   - 1/2 kilo de zanahorias
   - 1 cebolla grande
   - 1 tallo de apio
   - 1 patata grande
   - 1/2 litro de caldo de pollo o de verduras
   - 2 cucharadas de zumo de naranja
   - 1 cucharada de zumo de limón
   - 1 cucharada de miel
   - 2 yogures griegos
   - 1 cucharada de comino en grano
   - 1 pizca de canela, 1 pizca de clavo molido (yo no le he puesto), 1 pizca de nuez moscada
   - Aceite de oliva, sal y pimienta

Preparación:
   Picamos la cebolla en cachitos y ponemos a pochar durante 5 minutos en una cazuela con un chorrito de aceite.
   Añadimos la zanahoria en rodajas pequeñas y el apio en trozos, salamos y rehogamos otros 10 minutos. Pasado este tiempo, añadimos la patata pelada y troceada, y el caldo y cocemos durante 30 minutos.
   Trituramos con la batidora hasta tener una crema homogenea. Dice Mikel que hasta aquí podemos tenerla preparada con antelación.
   Mientras se hace la sopa, tostamos el comino. Lo hacemos a fuego suave, para que suelte todo el aroma, unos 5 minutos. Después lo tenemos que machacar en el mortero hasta hacer polvo.
   En la crema caliente, añadimos la miel, los zumos y una pizca de las especias (canela, nuez moscada y clavo). 
   Servimos en platos individuales con una buena cucharada de yogurt ligeramente batido y con el comino espolvoreado por encima.

lunes, 5 de abril de 2010

Hummus


   Tenía muchas ganas de preparar Humus en casa, y la verdad es que es muy fácil y ¡está buenísimo para una cenita de picoteo de estas que tanto me gustan a mi!

   La receta la he copiado de La cocina sabrosa de Los Mol, otro blog rebosante de cositas ricas!

Ingredientes:
   - 200g de garbanzos cocidos (yo he usado un bote pequeño)
   - 1 diente de ajo
   - 30g de agua
   - 15g de zumo de limón
   - 20g de semillas de sésamo tostado
   - 2g de sal
   - 35g de aceite de oliva
   - Para decorar: semillas de sésamo, pimentón dulce, aceite de oliva

Preparación:
   Con la batidora, mezclamos todos los ingredientes hasta lograr una pasta homogénea. Servimos con el sésamo, pimentón y aceite de oliva por encima.

¿Puede ser más fácil?

Related Posts with Thumbnails

  © Template Recipes by Emporium Digital 2008. [Modified by Anita Cocinitas ]

TOP