jueves, 28 de enero de 2010

Garbanzos con verduras




   Tengo la buena costumbre de comer legumbres una vez a la semana. Incluso en estas fechas de intento de dieta (vamos a llamarle intento, que es más real...) ya que me gustan de todas las maneras posibles, y siempre las preparo muy sanas y con casi nada de grasa: en ensalada, con verduras... Incluyo en las legumbres los guisantes, ya que lo son, aunque normalmente los llamemos verduras.

   Por supuesto que me gustan esas alubias con sus sacramentos, un buen potaje de garbanzos,... mmhh... pero eso lo dejo para caprichos esporádicos, véase: las alubias de la abuela, los caparrones de mi tía, unas alubias rojas en un buen restaurante de mi tierra, unos judiones en Segovia... ¿A que se os hace la boca agua? A mi también.

   Pero en casa: ¡sano, sano, sano! y ¡rico, rico, rico! Esta es mi receta de garbanzos. Y esta vez excepcionalmente buenos por los ingredientes (Ojo, que siempre salen buenísimos, eh?). Otras veces tiene mucha verdura y tan solo un trozo de hueso de jamón, para dar algo más de sabor. La receta es la misma, pero hoy:

Los Garbanzos
   Este otoño mis padres estuvieron en Zamora de viaje, y les dijeron que no podían volver a casa sin comprar los "mejores garbanzos del mundo", los de Fuentesauco. Con esas palabras, ¿quien se arriesga a perderselo?
   Así que hoy los garbanzos son estupendos. Se deshacen sólos, casi no tienen piel, el sabor es buenísimo... ¿será verdad que son los mejores?

El jamón
   A Manolo, el padre de María le han regalado nosecuantos jamones este año. Así que uno ha ido para su niña. No se que jamón era, pero yo lo probé y estaba buenísimo. Pero claro, se acabó un poco... y como Anita lo aprovecha todo... pues me han regalado el hueso! Jejeje... ¡Gracias chicas!
   Y hay una cosa más... sois un poco torpes rebañando el jamón, no me apurais nada! (Eva, las navidades que viene te vienes a Madrid a cortarles el jamón) así que aparte del sabor del hueso me han quedado los garbanzos con muchísimo jamón, ¡¡¡¡que buenísimos!!!!

Ingredientes para 4-5 personas:
   - 2 vasos grandes de garbanzos
   - 2 zanahorias
   - 2 puerros
   - 1 ramita de apio
   - 1 cebolla
   - 1 trozo de hueso de jamón (si le queda algo de jamón, mejor que mejor!! pero sin grasa)
   - 2 rebanadas de pan (opcional)
   - 1 diente de ajo
   - Sal, pimentón dulce (o chorizo si se prefiere)

Preparación:
   La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo con abundante agua.

   En la olla expess ponemos los garbanzos escurridos, los cubrimos bien de agua (3-4 dedos por encima de los garbanzos). Limpiamos las verduras (el ajo lo reservamos para luego), las pelamos y las partimos pos la mitad. Las añadimos a la olla junto al hueso.
   Tapamos y cocemos 30 minutos. Lo ponemos bajo el chorro de agua fría para abrirlo. Si preferimos que baje la presión lentamente, lo debemos dejar al fuego unos minutos menos.
   Separamos por un lado los garbanzos, por otro el caldo y por otro el hueso y las verduras.
   Esperamos que se enfríe un poco, y con ayuda de una tijera picamos pequeñitas las verduras. Si podemos sacar algo de carne al hueso, lo picamos también.
   En una cazuela ancha, un chorro de aceite de oliva y freimos el ajo en láminas. Cuando empiece a tomar color añadimos las rebanadas de pan (si queremos, yo esta vez no le he puesto), y una cucharadita de pimentón (o unos trocitos de chorizo picaditos, de los que también he pasado).
   Enseguida incorporamos las verduras, las rehogamos un poco, mezclamos bien, y por último los garbanzos.
   Cubrimos con caldo al gusto, dejamos hervir un par de minutos y listo. A mi me gusta con poco caldo, que no quede como una sopa. El caldo sobrante lo he guardado para la cena, ¡que está buenísimo!

   No nos olvidemos de las legumbres que son muy necesarias, y ¡¡están riquísimas!!

martes, 26 de enero de 2010

Conservas J. Vela

   Los pimientos del post anterior tienen buena pinta... Eva creía que eran caseros... *ains* (suspiro). ¡Pues no! Pero son ricos, ricos...

   Como ya he comentado en algún post anterior, mi padre es de La Rioja, concretamente de Albelda de Iregua.

   Cuando eramos pequeñas ibamos muchísimo los fines de semana, y en verano...

   Uno de los muchos recuerdos que guardo con cariño de esos días era "el fin de semana de asar pimientos". Comprabamos (creo, yo era pequeña y eso no me importaba) cajones enteros de pimientos, bajabamos "al corral", que era en realidad el patio interior de la casa, aunque en un tiempo si fue corral y establo. Mi abuelo y mis tios se ponían en la brasa, iban asando los pimientos, y nosotras, en taburetes, y sobretodo, sobre cajas de fruta, en corro, con trapos sobre las piernas... los pelabamos y poníamos en botes. Y así todo el día... en algún momento mi abuela bajaba embutido, y comíamos ahí mismo, embutido de la tierra, y pimientos recién asados, con ajo picadito y un buen chorro de aceite... Recuerdo también que mi abuelo luego se tiraba horas y horas hirviendo los muchísimos botes que teníamos para todo el año toda la familia!

   Madre mía... estoy hablando de hace "solo" 15 años, parece que fuera hace 40!!

   Utilizabamos para las brasas un bidón con agujeros, con el fuego dentro...



La foto la he "robado" de http://www.pasqualinonet.com.ar/, del otro lado
del charco y podría ser una foto de mi familia!


   Más tarde mi tío, trajo un invento nuevo, que nos facilitó las cosas un montón! Lo usaba su suegro, y era genial! Mi tía es de Mendavia, un pueblo navarro que os sonará de la cantidad de verduras y conservas que producen. Entonces sí que me acuerdo que los pimientos los traía mi tío de allí. Con el "cacharro nuevo" se tardaba mucho menos, se asaban todos los pimientos por igual... pero la tradición de sentarnos a pelarlos y pasar el día entero seguia... Se trataba de un bidón más pequeño, que giraba en torno a un eje, y se hacían con gas...


Foto: http://fotos.mundorecetas.net



   Mis abuelos se hicieron mayores, y la tradición se fue apagando.

   Y entonces mi tía (si, si la Mendavia) nos habló de donde los compraban ellos, J. Vela. Tienen un sabor buenísimo, casero... Y además eran conocidos suyos, así que hacían buen precio ;)


Foto: http://export.navarra.net/


   Hace años que siempre compramos los pimientos asados de esta marca. Normalmente directamente en la fábrica, y muchas veces antes de que lleguen a poner la etiquetas a los botes o las latas! Este año mis padres han ido con ganas, y han traido todo tipo de conservas: pisto, habitas en aceite, fritada, esparragos, alubias blancas con ¿perdiz? (igual era codorniz, sólo se que estaba buenísimo!)... es abrir un bote y parece que es hecho en casa.

   Los pimientos por lo menos se que los venden en los supermercados grandes, por lo menos en Bilbao y Madrid los he visto. El resto no lo se, no he buscado... Pero es una marca que os recomiendo por su sabor casero. Un poco más caro, seguramente, pero merece la pena. Siempre que veais pimientos asados en una receta del blog... ya sabeis de dónde salen!

   Y aquí os dejo, hoy me he levantado con ganas de contar batallitas y hacer publicidad... ¡Feliz martes!

lunes, 25 de enero de 2010

Pipirrana "a mi manera"


   Un plato más veraniego que otra cosa... pero es que a mi las ensaladas, ¡siempre me vienen bien! La única diferencia es que en verano la metería un buen rato a la nevera para que esté bien fresquito. Ahora la dejo a temperatura ambiente, que entre mejor.

   Con ingredientes de "fondo de armario", listo en un momentito!

Ingredientes:
   - 1 tomate maduro grande
   - 3-4 buenos pimientos asados
   - 1 lata de atún en aceite
   - 1 huevo duro
   - 1 diente de ajo muy picadito (opcional)

Aliño:
   - Sal, aceite de oliva Virgen Extra, vinagre de vino. Yo le pongo abundante vinagre, que quede alegre...

Mmmhhh....

sábado, 23 de enero de 2010

Galletitas, té, Ismael Serrano

   Sabado por la tarde, fuera llueve, y por alguna extraña razón, me apetece hacer galletas porque sí (¿qué me está pasando?). Estoy en Getxo, en casa de mis padres, y los materiales e ingredientes son limitados...

   Tras no decidirme voy a lo fácil: la receta que pone en el papel de los cortapastas tiene que ser sencilla ¿no?

   Con la fantástica "compañía" de Ismael Serrano, un te Earl Grey (que bueno...) me pongo manos a la obra. ¿Y por que si pone mantequilla le habré echado margarina?



   Pues el resultado es una masa que no se puede modelar, por supuesto. Ya no me rindo. Improvisando manga pastelera, té en mano... ¡Galletas-zurillitos!

   Feas y sosotas (ni me voy a molestar en daros la receta)... pero mi orgullo bien alto, la tarde relajada y el punto glotón saciado... ¿Que más se puede pedir para una tarde tonta de sábado?

viernes, 22 de enero de 2010

Hojaldre de lombarda y queso feta


   Simplemente... im-presionante. ¡Gracias a Eugenio, de delokos por este descubrimiento! Lombarda, huevo, queso feta. ¡Cuidado que llena mucho!

Ingredientes (yo he hecho la mitad de lo que decía la receta original):
   - Media col lombarda
   - 1 puerro grande
   - 2 huevos
   - 100g de queso feta (yo he usado uno que viene cortadito y en liquido)
   - 1 lámina de hojaldre
   - 1/2 pastilla de avecrem
   - Sal, aceite de oliva, pimienta negra

Preparación:
   Por un lado, ponemos a cocer 1 de los 2 huevos.
   En una sartén con un chorro de aceite de oliva, pochamos el puerro muy picadito. Cuando empiece a ablandarse, añadimos la lombarda cortada finita. A fuego medio, cocemos 10 minutos. Añadimos sal, la pastilla de caldo desmigada y una gotita de agua (medio vaso). Cocinamos, sin tapar, otros 10 minutos a fuego medio. No tiene que quedar nada de líquido, así que si hace falta, subimos el fuego los últimos minutos para que se evapore.
   Cuando estén blanditas  las verduras, añadimos el huevo picado, el queso feta en trocitos pequeños,  y un poco de pimiente negra molida, mezclamos bien y dejamos templar. Mi huevo se ha puesto verde... ¡muy muy verde! (casi no se aprecia en las fotos... es un poco mutante)
   Extendemos la masa de hojaldre, colocamos el relleno en el interior y la doblamos para formar una empanadilla gigante. Con un cuchillo afilado, le hacemos varios cortes en diagonal con mucho cuidado. Batimos el otro huevo y pintamos la superficie del hojaldre con él, para que quede bien doradito.
   Horneamos 20 minutos a 180º, que crezca y se dore bien. Dejamos templar antes de servir. 


   Hicimos esto para los dos como plato único, y como somos unos brutos, pudimos con todo... ¡pero ya digo que somos muy brutos! Mi pinche está que alucina, con tanta cosita rica.

   ¡Ay pinche, que te queas solo el finde! Pues hala, ¡a tirar de blog y a cuidarse!

   ¡Feliz fin de semana a todos!

miércoles, 20 de enero de 2010

Muffins de zanahoria

O los trucos de como NO hacer muffins...



   Tienen buena pinta, ¿verdad? Pues estas 4 sí, y ¡estan buenísimas! pero son las únicas que han sobrevivido...

    Llamémoslo experimento dulce nº2: como no debe hacerse.

   Magdalenas fichadas A, de Bocados de Cielo. No tengo los ingredientes. Magdalenas fichadas B. Siempre he tenido ganas de probar pastel, o magdalenas de zanahoria... ¡Adelante!

   Uy, no tengo bicarbonato... bueeeeeno... igual no pasa nada, total, no todas las recetas llevan bicarbonato. Canela en polvo, canela en polvo... había por aquí... bueno, le pongo unas ramitas! Mira que mono...Aceite de girasol no tengo, pero tampoco pasa nada por usar de oliva, ¿¿no?? Bueno. Zanahoria rallada... ¿este rallador porque no tiene parte pequeña? ¿Estos moldes de los chinos que finitos son, no?

   Todo esto de experimentar está muy bien, a no ser que los dulces no se te den bien y sea la primera vez que haces muffins...

   Al final, tras la catástrofe (que podeis ver en la foto del final) las que quedaron vivas están muy muy ricas! Eso sí, pasa como con las galletas: cuando las haga bien, ¡¡va a ser impresionante!! (menos mal que sólo hice la mitad de cantidad!)
 
Ingredientes:
   - 200 gr. harina
   - 160 gr. de azúcar
   - 1 sobre levadura Royal
   - 1 cucharadita de bicarbonato
   - 1 cucharadita de canela
   - Una pizca de sal
   - 2 huevos
   - 120 ml aceite de girasol
   - 120 ml de leche
   - 150 g de zanahorias ralladas
   -1 cucharadita de vainilla azucarada.

Preparación:
   Mezclamos en un bol los ingredientes secos: harina, azúcar, bicarbonato, canela, sal, vainilla y zanahoria.
   Por otro lado, los ingredientes húmedos.
   Unimos todos, mezclamos bien, y ¡a los moldes de muffins!
   Horneamos durante 35 minutos a 180º.

   Fácil, ¿verdad? La verdad es que estaban buenísimas... ¡¡a pesar de todo!!



martes, 19 de enero de 2010

Pollo al horno con ajo, limón y tomillo


   Tenía muchas ganas de hacer pollo al horno, pero no me atrevía, y además al ser sólo dos en casa, asar el pollo entero me daba tanta pereza... Pero vi esta receta en Gastronomía y Cia, y una bandeja de cuartos de pollo... ¡y llegó el momento del estreno!

   Acompañado de unas patatas al horno... ¡estaba todo buenísimo! Los sabores de las patatas y del pollo no eran los mismos, así que los puse en dos fuentes de cerámica separadas, sobre la misma rejilla del horno. Si decidimos ponerles el mismo aliño también se pueden poner en la misma bandeja.

Ingredientes (para 2):
   - 2 cuartos de pollo
   - 4 dientes de ajo
   - 2 limones
   - Tomillo
   - Sal, aceite de oliva, pimienta negra
   - Un chorrito de vino blanco

Guarnición:
   - 3 patatas medianas
   - 1 cucharadita de miel
   - Tomillo, pimentón dulce, 2 cayenas, pimienta negra
   - Sal, aceite de oliva
  
Preparación:
   Precalentamos el horno con ventilador a 200º.
   Salpimentamos el pollo, sin grasa y sin piel, y lo untamos bien con aceite de oliva. Lo colocamos en la fuente y lo introducimos en el horno 15 minutos.
   Mientras, pelamos los ajos, y los aplastamos un poco con un golpe. Exprimimos un limón y cortamos el otro en cuartos.
   Preparamos también las patatas: las limpiamos bien ya que las haremos con piel, y las partimos en gajos. En un cuenco mezclamos el aceite, la miel y las especias, con las cayena picaditas. Ponemos las patatas en otra fuente, las salamos y añadimos por encima la mezcla del aceite, revolviendo para que llegue a todas.
   Pasados los 15 minutos sacamos el pollo del horno y bajamos la temperatura a 180º. Ponemos en el fondo de la fuente los ajos y los limones. Espolvoreamos el tomillo sobre el pollo, al gusto, pero que no nos quedemos cortos. Añadimos también el jugo del limón por encima.
   Introducimos las dos fuentes de nuevo en el horno, unos 45 minutos. Habrá que vigilar, como cada 10 minutos: vamos dando vueltas a las patatas para que se hagan todas por igual y se reparta el aliño.
   El pollo lo vamos regando con su salsa de vez en cuando. Durante el horneado habrá que darle la vuelta, para que se haga bien por todas partes. Si se seca mucho la fuente, se puede añadir un chorrito de vino blanco. Hay que vigilar que no se quemen los ajos ni los limones (si llega el caso hay que retirarlos), si los cubrimos con el propio pollo mejor.
   El tiempo de horneado de las patatas dependerá del tamaño, etc... a mi me quedaron perfectas con este tiempo. Y con un sabor ligeramente picante... ¡estaban impresionantes!
   Sacamos y emplatamos, regando con su propia salsa, si queda algo.

   Otra vez mi pinche me ha dicho que espectacular... ¡y yo que no me había atrevido con el pollo,  ni con las patatas, con lo que me gusta el horno!

lunes, 18 de enero de 2010

Ratatouille con perca



   El ratatouille ("Ratatui") es una especie de pisto, de la región de Niza, Francia, pero que lleva berenjena. En realidad no busqué la receta en ningún sitio: simplemente un día que tenía verduras en la nevera y un filete de perca, lo puse todo junto: "como pisto, con berenjena"... alguién me dijo que eso era ratatouille, y así se ha quedado! Ahora es un clásico en casa.

   Solemos comer bastante perca, aunque es un pescado bastante soso. ¿La razón? Yo soy de Bilbao, y mi compi de piso (por aquel entonces, una de ellas) de Santiago. Acostumbradas a comer y comprar (bueno, esto último no tanto, eso lo hacían las mamás) pescado buenísimo, cuando nos "independizamos" no encontrabamos en Madrid nada que nos gustase... Y como la perca siempre tiene el mismo aspecto, y se congela perfectamente... pues hala, perca! ¡Y la merlucita para cuando vamos a casa! ¿Verdad Mery?

Ingredientes:
   - 1 cabalacín
   - 1 berenjena pequeña
   - 1 cebolla
   - 1 pimiento verde
   - 1/2 pimiento morrón
   - 150g de perca (o cualquier otro pescado blanco sin espinas)
   - Aceite de oliva, sal

Preparación:
   Cortamos las verduras todas de la misma forma: las cortamos primero por la mitad a lo largo, y luego en láminas finas. El calabacín y la berenjena nos quedarán en forma de media luna. Si los trozos de esta última quedan muy grandes, podemos partirlos por la mitad.
   En una sartén con un chorrito de aceite, a fuego medio, ponemos las verduras. Salamos, tapamos y cocinamos durante unos 15 minutos, hasta que están blanditas. Como soltarán caldo, los últimos 5 minutos podemos destapar para que evapore. Cuando estén listas, las reservamos aparte.



   Salamos la perca, y en la misma sartén la hacemos a la plancha con un poco de aceite. Después de darte la vuelta, según se vaya haciendo por dentro y nos lo permita, la vamos desmigando con dos utensilios de madera.






   Cuando esté hecho, añadimos las verduras y cocinamos a fuego lento otro par de minutos para que se mezclen los sabores.

   ¡Que aproveche!

sábado, 16 de enero de 2010

Aperitivos para dos


   Entre las Navidades, viajes, etc... hacía tiempo que no estabamos los dos solitos juntos cenando tranquilos. ¡Y ayer tocaba por fin! Y por si eso fuera poco teníamos unas fuentes y platitos monísimos para estrenar que me han traido los reyes, y algunas cositas en la nevera con ganas de probar...

   Así que para comenzar, unos ricos aperitivos sin cocinar nada, rapidísimos, y mmmmmhhhh... Queso de cabra con fresas, Piña con salmón y Ensalada César.

Queso de cabra con fresas:


   Sobre unas tostas de pan, colocamos una rodaja de queso de cabra de rulo. Sobre ella, unas rodajitas de fresa, y por último, un chorrito de Glasé de vinagre a la frambuesa*.
   ¡Aperitivo vegetariano!

 Pinchitos de salmón y piña:


    Cortamos una rodaja de piña natural (es importante que sea natural) de 1cm de grosor, la limpiamos, cortamos en triangulitos y la envolvemos con una loncha de salmón ahumado. Que no de más de una vuelta a la piña, para que el contraste de sabores sea el justo. Lo pinchamos con un palillo para que se sujete.
   Es ligero, rápido y delicioso...

Ensalada César:


   Sobre una fuente o ensaladera colocamos una mezcla de lechugas, unos croutons de pan (yo puse unas tostas de las de aperitivo en trocitos) y taquitos de pechuga de pavo. En realidad tiene que ser pollo a la plancha o empanado, pero el truco era no cocinar...
   Por encima echamos la salsa César** y queso en polvo.
   ¿Alguien da algo más fácil?


   Y de postre, y para seguir estrenando platitos, tuvimos Piña y fresas al Cointreau:


    Simplemente ponemos las frutas troceadas y añadimos un chorrito del licor. El sabor piña + Cointreau es estupendo. Con la fresa no tanto, ¡pero había que aprovecharlas!


 Los productos:

   *El glasé es esa salsita oscura con la que decoran los platos en mucho sitios. Queda monísimo y tiene un sabor muy rico. En mi caso, era de la marca Carrefour,  y tiene mucho sabor a frambuesa. Lo he probado de otras marcas que tienen menos sabor afrutado, y probablemente por eso, son más fáciles de combinar.
   ¡Yo tengo un bote entero en casa, ya os iré contando que usos le doy!

   **Siempre tengo salsa César en la nevera, porque tomo ensaladas casi a diario y cada día intento que sea diferente. Estas Navidades estuvimos en una tienda delicatessen fantástica en Chueca, Isolee, para hacer una regalo, y como sabe que me encanta, mi pinche me regaló (entre otros caprichitos que nos compramos) esto:


   Tiene una pinta buenísima, ¿verdad?  Está muy rica, pero cuando se termine el bote, yo seguiré fiel a mi marca (jeje..) Heinz. De todas las salsas comerciales que he probado hasta ahora es la que más me gusta, con diferencia.


   Por cierto, en Isolee compramos una cantidad de cosas ricas... Era para prepararle a mi padre una cajita "Viaje al rededor del mundo sin salir de casa", y tenía de todo. Así de memoria: Paté de boletus, Paté de aceitunas negras y algo más (buf, que cabeza!), Vinagre a la pulpa de tomate, Humus, una mezcla de especias Cajún, preparado para hacer Rissoto al Tartufo, un spray sabor ahumado para costillas a la barbacoa...
   Nosotros nos compramos, a parte de la salsa Cesar, salsa para tempura, una mezcla de especias Oriental...

jueves, 14 de enero de 2010

Clafoutis de puerros y espárragos verdes


   Hace unos días Eva nos regaló esta receta de Clafoutis salados, y no he podido esperar más para probarlos, con mi propio relleno: ¡a paseo la dieta!

   No tengo moldecitos individuales, y no me apetecía nada hacerlo en un molde grande, ¡individuales son tan bonitos! Así que lo he hecho en un molde de silicona para muffins. No confiaba nada en que se pudieran desmoldar, pero ha sido increiblemente fácil!

   Podeis poner las verduras que más os gusten, como yo, que he adaptado el relleno a ese manojito de espárragos verdes que quedaban en la nevera...

Ingredientes:
   - 5 espárragos trigueros
   - 2 puerros pequeños
   - 1 cebolleta
   - Un paquetito de taquitos finos de jamón serrano
   - 3 huevos
   - 20g de maizena (no tenía, así que he usado harina normal, y quedan estupendos también)
   - 10cl de nata ligera de cocinar
   - 10cl de leche
   - 75g de queso rallado
   - Sal, aceite de oliva, pimienta molida

Preparación:
   Precalentamos el horno a 210º.
   En una sartén con un poco de aceite ponemos a pochar las verduras bien cortaditas. Añadimos una pizca de sal, pero con cuidado, que el jamón ya dará sal al plato. Cuando esté casi hecho, añadimos el jamón, damos unas vueltas y apartamos del fuego.
   Mientras se hacen las verduras, batimos los huevos en un bol aparte, e incorporamos la maizena, la nata, la leche, el queso, una pizca de sal y un poco de pimienta negra. Mezclamos bien hasta tener una salsa homogenea.
   Colocamos las verduritas el fondo de los moldes, bien repartidas. Añadimos la mezcla anterior para terminar de llenarlos. No tiene que quedar hasta el borde, que luego crece.
   Horneamos a 210º durante 30 minutos, y listo!
  
 

   Si son moldecitos individales se pueden servir tal cual. En mi caso salieron muy bien del molde de silicona, ¡y eso que se me olvidó engrasarlo primero!

   Como somos unos ansiosos nos los comimos cuando todavía quemaban, ¡no queríamos que se enfriaran!  Pero luego descubrimos que templados-casi fríos están mejor aún.

   Mi pinche me dijo que es de lo más espectacular que he hecho, jiji, ¡gracias! La verdad es que estoy descubriendo muchísimas recetas fantásticas en los blogs que visito. Y mejor aún, se me está despertando una curiosidad enorme por probar cosas nuevas, superarme cada día... ¡estoy enganchadísima! Así que muchas gracias a todos aquellos que estais contribuyendo a esta nueva faceta mía. Y por supuesto, gracias por vuestras visitas y comentarios, que me hacen mucha ilusión cada uno de ellos!!

 

miércoles, 13 de enero de 2010

Sopa de tomate


   Otra noche de frío, sofá, manta... Tengo ganas de hacer sopa de tomate, que no he probado nunca. Pero se que me va a gustar, ya que el tomate me gusta de todas las maneras posibles. Y eso que encontrar tomates en Madrid que sepan a algo se ha convertido en una tarea imposible.

   Tengo varias fichadas. La de Dolita tiene una pinta fantástica, pero hoy estoy perezosa... y ¿que hay de  la de Mikel, de Ondakin?

   Miro en la nevera, en los armarios... Si, creo que de aquí puede salir algo, ¡Así que a la cocina!

Ingredientes (para 2 personas):
   - 1 bote de tomate pelado al natural entero (de 500g)
   - 1/2 cebolla
   - 2 rebanadas de pan (mejor si es del día anterior, el mío no lo era así que lo tosté un poco)
   - 1 cucharadita de albahaca fresca (siempre tengo congelada)
   - Queso rallado, cuanto más curado mejor
   - Sal, aceite, azúcar, pimienta
  
Preparación:
   Escurrimos bien los tomates y los aplastamos para que salgan el líquido y las pepitas. Los cortamos en daditos, retirando la parte dura del tallo. Cortamos la cebolla en trozos pequeños.
   En una cazuela, ponemos un chorro de aceite, la cebolla, el tomate y una cucharadita de albahaca, y lo ponemos a fuego medio. Un poco sal, una pizca de azúcar, y un par de vasos grandes de agua. Lo tapamos y dejamos cocer unos 15 minutos.
   Una vez listo, lo retiramos del fuego y pasamos un poco la batidora. A velocidad suave, un par de golpes: no queremos que sea un puré, pero tampoco encontrarnos todos los trozos de cebolla y tomate, vamos a buscar un punto medio!
   Añadimos el pan, tostado si no es del día anterior, en trozos y dejamos que se moje bien. Añadimos queso rallado al gusto y revolvemos: se derretirá enseguida con el propio calor de la sopa.
   Servimos muy caliente, coronada con un poco más de queso rallado y pimienta negra molida.


   Está claro que todo de bote... no puede salir algo maravilloso, pero la verdad es que me sorprendió el sabor y lo bien que sienta esta sopa consistente calentita. Además con productos de "fondo de armario",  de esos que siempre hay en la despensa... ¡creo que he creado un nuevo clásico en casa!

martes, 12 de enero de 2010

Acelgas gratinadas


    Nos encantan las acelgas (aunque a uno que yo me se le de un poco de vergüenza admitirlo...). Y la verdad es que siempre las comemos igual: cocidas con patata y zanahorias, que nos gusta mucho.

   Hoy me apetecía cambiar, y la receta ha sido todo un éxito, nos ha encantado.

Ingredientes:
   - 500 de acelgas limpias, sin las pencas (las podemos reservar para rebozarlas)
   - 1 patata grande
   - 1 cebolla
   - 1 bote de salsa de tomate (si es casera, mejor)
   - Sal, aceite, pan rallado, queso rallado

Preparación:
   Ponemos a cocer las acelgas, en abundante agua con sal. Cuando rompa a hervir, con un par de minutos es suficiente, luego terminarán de hacerse. Escurimos.
   En una sartén grande ponemos a pochar la cebolla picadita. Enseguida añadimos las patatas cortadas en láminas finas, algo de sal y la salsa de tomate. Si no tenemos salsa casera, podemos poner un bote de tomate triturado y una pizca de azúcar. Lo tapamos y cocinamos a fuego medio 10 minutos.
   A continuación incorporamos las acelgas bien escurridas, mezclamos bien, volvemos a tapar y cocinamos otros 15 minutos.
   Lo colocamos todo en una fuente de horno, espolvoreamos con pan rallado para que quede crujiente y con queso rallado y colocamos al grill del horno hasta que se dore.


   Es un poco más elaborado que como las solemos hacer, pero la verdad es que están buenísimas.

   ¡Que aproveche!

lunes, 11 de enero de 2010

Nidos Bolognesa



   Llevo muy poquito tiempo metida en este mundillo de los blogs, pero enseguida descubrí los eventos HEMC, y me parecen una idea fantástica.

   Este mes, el HEMC #40 nos propone el tema "Platos con sobras", perfecto para estas fechas en la que en todas las casas han sobrado cositas ricas de las fiestas...



    Pues yo propongo: ¡¡Bolognesa!!
   ¿Salsa bolognesa con sobras? Pues resulta que este es el típico plato de domingo con sobras en  nuestra casa. Cuando queda un filete que hemos descongelado que nadie ha comido, o lomo, o solomillo de cerdo... nos miramos y... ¿Una bolognesa?

Ingredientes:
   - 200g de carne de ternera (o cerdo, o mezcla...) picada.
   - 1 cebolla pequeña
   - 1 zanahoria
   - 1 tomate pequeño
   - 1 bote de salsa de tomate*
   - 200g de pasta (en casa nos gusta con nidos de cinta)
   - Sal, aceite, orégano, pimentón
   - Queso rallado
 
Preparación:
   Por un lado, cocemos la pasta al dente. Cuando esté lista escurriremos sin pasar por agua fría.
   Vamos preparando la salsa. Picamos las verduras pequeñitas. En una sarten con un poco de aceite, pochamos a fuego suave la cebolla y la zanahoria. Cuando esté un poco hecho, añadimos el tomate picadito, subimos el fuego y añadimos la carne desmenuzada y lo salamos. Dejamos que se cocine un poco, bajamos otra vez el fuego e incorporamos la salsa de tomate. Por último, para darle ese gustillo a bolognesa, añadimos una cucharadita de orégano y otra de pimentón dulce.
   Servimos la salsa sobre la pasta, sin mezclar, coronada con queso rallado.

*Tengo la gran suerte de tener en casa siempre salsa de tomate casera. Todos los años mi madre se pega la panzada de hacer salsa de tomate en cantidades insdustriales, lo embota, y tenemos tomate para toda la temporada.
   ¡¡¡Gracias amatxu!!!

domingo, 10 de enero de 2010

Verduras a la plancha



   Hoy estoy solita en casa y no tengo mucha hambre. Ayer tuvimos cena de tapeo que aún estoy digiriendo... y las comilonas navideñas han hecho estragos... Pero por suerte ayer fui al super y compré muchísimas verduras para re-comenzar a cuidarme!!

   ¿Cómo puede ser que llevemos 6 meses en esta casa y no hayamos usado la plancha desde entonces? Hay cosas que no tienen explicación...

   Así que hoy verduras a la plancha, ¡siempre deliciosas!

   Cogemos toooodas las verduras que se nos ocurran, las cortamos en láminas. Enchufamos la plancha, y cuando esté caliente, extendemos una gotita de aceite y colocamos las verduras. Cuando estén listas, las retiramos y ponemos una pizca de sal gorda y un chorrín de aceite sobre ellas. ¿Hay algo más fácil? Cuando hago mucha cantidad, lo suelo mantener templado en el horno a muy poca temperatura, pero es mejor comerlo recién sacado de la plancha.

   Hoy: zanahoria, cebolleta, espárragos trigueros, setas de cardo, pimientos del piquillo asados (a la plancha vuelta y vuelta) y un pobre brócoli que no tenía la culpa de haberse quedado olvidado en el fondo de la nevera.

   Otras cosas que quedan fantásticas, pero era demasiado para mí sola: calabacín, berenjena, calabaza, champiñones...


sábado, 9 de enero de 2010

Galletas Blanco y Negro (I)




   Sábado de frío. Toca tarde de chicas. Café, galletas, y ponernos al día, en el sofá, ¡¡como en los viejos tiempos!!

   La escusa, estrenar el regalazo de reyes: ¡una Nespresso! y yo, que estaba deseando hacer galletas... ¿Que más hace falta?

   Después de casi dos meses visitando blogs y más blogs, no veía el momento de hacer estas galletas. Están por todas partes, y aunque la receta es la misma, yo las he cogido de María, ya que no usa la Thermomix. Claro que las mías no han quedado tan estupendas, ni como las suyas, ni como estas, que fueron las que me decidieron a lanzarme... ¿Por que las mías no son blancas? Seguiremos intentándolo...

   En cualquier caso, estoy contentísima, ¡ya que es la primera vez que un postre de chocolate me sale (casi) bien! Debe ser que el chocolate sabe que soy más de salado y me trata mal... Pero sé que ganaré esta batalla!! Jejeje...

   También he aprovechado para estrenar otro regalo de reyes. Una bandeja antiadherente y anti-derramamientos de silicona. Aún no se muy bien que utilidad real tiene... así que hoy va para las galletas!

Ingredientes:
   - 250g de chocolate negro
   - 55g de mantequilla
   - 100g de azúcar
   - 2 huevos medianos
   - 210g de harina
   - 1/2 cucharadita de levadura
   - 1 pizca de sal
   - 1 cucharadita de esencia de vainilla
   - Azúcar glass para rebozar


Preparación:
   Fundimos el chocolate en el microondas poquito a poco y le añadimos la mantequilla.
   Con unas varillas, batimos los huevos con el azúcar. Tienen que doblar su tamaño y tomar un tono blanquecino. Añadimos la vainilla y el chocolate con la mantequilla.
   Lo mezclamos bien e incorporamos la harina con la levadura y la sal, tamizándola primero. Mezclamos bien, pero sin trabajarlo mucho, tan sólo que se una. Tapamos con un film, y lo metemos a la nevera a que se endurezca, aproximadamente 1 hora.

   Precalentamos el horno a 180º.
   La masa ahora es manejable, así que hacemos bolitas, de unos 2cm de diametro, y las rebozamos bien en azúcar glass. Yo creo que le puse poca cantidad, esa debe de ser la razón de que no sean blancas y negras, sino sólo negras...
   Las ponemos algo separadas en una bandeja de horno, y horneamos durante 10 minutos. Se deben craquelar, agrietar, y quedarán duritas por fuera y muy blanditas por dentro... Aunque al sacarlas estarán blanditas, enseguida se endurecen. Las dejamos enfriar sobre una rejilla.





   ¡¡¡¡Éxito absoluto!!!!

jueves, 7 de enero de 2010

Lombarda con salchichas


   Un plato de temporada que he redescubierto hace poco. Visitando el blog de Mikel, Ondakin, me ha apetecido mucho comer lombarda, que están tan buenas ahora. Su receta me tentaba... pero lleva todo el día nevando, así que hoy definitivamente, toca sofá, manta y... ¡cenita caliente!

Ingredientes:
   - 1 col lombarda (también queda estupendamente con una col normal)
   - 1 diente de ajo
   - 1 paquete de salchichas tipo Frankfurt (vamos, salchichas de paquete de toda la vida...) con o sin queso
   - Sal, aceite de oliva

Preparación:
   Cortamos la lombarda en tiras de 1 cm aproximadamente. En la olla express, calentamos un chorrito de aceite de oliva, y ponemos a rehogar la col. Unas vueltas, y añadimos sal y un vaso grande de agua. Cerramos y cocemos entre 5 y 8 minutos, según nos guste más o menos hecha.
    Cuando esté lista, la escurrimos y volvemos a ponerla en la olla, fuera del fuego.
    En una sartén, ponemos un buen chorro de aceite y el ajo en láminas. Cuando comience a dorarse, lo echamos sobre la col y... Atención: truco de mi abuela! cerramos la olla y agitamos con energía para que se reparta bien, sin ponerlo en el fuego ni nada, ¡¡¡tán sólo agitamos fuertemente!!!
   Así tal cual tenemos un plato fantástico de lombarda o col (berza en mi casa....), pero hoy vamos a hacer un plato único más contundente.
   Simplemente añadimos las salchichas cortadas en trozos, ponemos a fuego suave y removemos para que cojan temperatura.

    Un clásico en mi casa. Mi pinche está de viaje, está vez no lo va a probar, pero en cuanto vea el post tendré que repetir receta... ¡y yo encantada!


martes, 5 de enero de 2010

Ensalada Oriental



   Una ensalada diferente, para acompañar una cenita oriental!

Ingredientes:
   - Media bolsa de ensalada preparada, del tipo "brotes tiernos": rucula, canónigos, espinacas...
   - Tomatitos cherrys
   - Mango (si, ya se que de oriental no tiene nada, ¡pero le va estupendamente!)
   - Surimi en tempura (A mi me gusta de la marca Krissia mucho mejor que el congelado, sobretodo para ponerlo así, ya que es mucho más jugoso)

Aliño:
   - Yo he usado "Aliño Oriental" de la marca La Sirena. Buscaba un aliño que he probado en varios restaurantes asiáticos con este tipo de ensaladas, y este se aproxima bastante. ¡Algún día probaré a hacerlo en casa! Lleva: aceite de girasol, salsa de soja, vino, miel, aceite vegetal, sal, semillas de sésamo y jengibre. No hace falta añadir sal.

sábado, 2 de enero de 2010

Tortilla de calabacín



¡Una cena ligera para estos días, entre fiestas y fiestas!

Ingredientes:
   - 1 calabacín pequeño
   - 1/2 cebolla
   - 2 huevos
   - Sal, aceite de oliva, pimienta molida

Preparación:
   Pelamos y cortamos el calabacín el lonchas muy finas. Yo lo hago con un cortador de queso, o con un rayador, que quedan de 1 o 2 mm. Picamos la cebolla en juliana, y la ponemos junto al calabacín en una sartén con un poquito de aceite y un poco de sal. Lo hacemos a fuego suave durante unos 5 minutos.
   Cuando está casi echo del todo, subimos el fuego y lo movemos durante otro par de minutos, para que coja un poco de color.
   Batimos los huevos y le ponemos un poco de sal y pimienta. Añadimos las verduras y lo cocinamos como una tortilla de patatas, dándole la vuelta con un plato. No tiene que quedar muy seca, es mejor jugosa: ¡aunque la cebolla y el calabacín colaboran con ésto!

Related Posts with Thumbnails

  © Template Recipes by Emporium Digital 2008. [Modified by Anita Cocinitas ]

TOP